El PSC asegura que quién está bloqueando la situación en Cataluña “se llama Carles Puigdemont”

La portavoz del grupo parlamentario del PSC y Unidos para Avanzar, Eva Granados, ha reclamado este viernes que el Parlament inicie su actividad “después de muchos meses de parálisis de la institución y con la previsión que las próximas semanas continúe así por culpa las ocurrencias de Puigdemont y la crisis del bloque independentista”.

Granados ha recordado que el presupuesto del Parlamento “es de 53.700.000 euros y abrir las puertas cada día supone unos 147.000 euros” por eso ha considerado “inadmisible que esta institución que está al servicio de la ciudadanía haga meses que no hace control del gobierno y esté sin las comisiones funcionando”.

Es por este motivo que el grupo PSC-Unidos trasladará a la próxima junta de portavoces la necesidad que se pongan en marcha aquellas comisiones previstas al Parlamento y que no necesitan la constitución del Gobierno.

Esto supondría iniciar la actividad de la comisión de la sindicatura de Cuentas, que tiene en estos momentos 13 informes pendientes de ver “y que tenemos que poder analizar para detectar irregularidades y aspectos a mejorar en las instituciones públicas” ha explicado la diputada.

Preguntada sobre las declaraciones de algunos dirigentes independentistas referentes a una presidencia simbólica, Granados lo ha considerado “un desprecio a las instituciones y una manera diferente de hablar que Puigdemont dé un paso a un lado”. En este sentido, la diputada socialista ha dejado claro que quién está bloqueando la situación en Cataluña “se llama Carles Puigdemont” y ha pedido a los grupos que le apoyan que “salten la pantalla de una vez”.


ElCatalán.es ha iniciado una campaña de crowdfunding para editar un libro dedicado a analizar y denunciar el adoctrinamiento escolar en los centros educativos en Cataluña. Los interesados en ayudar económicamente para poder sacar adelante este proyecto pueden hacerlo en este enlace.

Los partidos secesionistas han decidido que las escuelas catalanas no han de ser centros de educación, sino de adoctrinamiento escolar, en el que crear futuros votantes de la República catalana que ansían crear. Para eso no dudan en intentar utilizar las aulas para sus fines.

Este libro hablará con profesores, padres de alumnos y miembros de entidades cívicas constitucionalistas para denunciar la manipulación de la Generalitat en el ámbito escolar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo