No nos engañan, Cataluña es España

Este domingo hemos vivido una gran mascarada: urnas llenas de votos antes de comenzar la votación, personas votando en la calle sin ningún tipo de control, ciudadanos que han votado varias veces…

No ha sido un referéndum ni nada que se le parezca porque no había ningún tipo de garantía. Ha sido una ‘performance’ separatista, en la que activistas secesionistas han abierto los colegios, han estado en la mesas, han hecho de interventores, han votado y han contado los ‘votos’.

Las instrucciones previas al 1-O por parte de las entidades secesionistas hacían un llamamiento a “crear colas” para los fotógrafos de la prensa internacional, porque todo ha sido un gran spot publicitario de un secesionismo que ha presumido de ser “pacífico”, pero que ha mandado a docenas de agentes de la policía al dispensario para recuperarse de las heridas recibidas. En Sant Carles de la Ràpita echaron a la Guardia Civil a pedradas.

Por eso sonroja que algunos partidos constitucionalistas hablen del “desproporcionado” comportamiento policial, comprando el discurso victimista del secesionismo. En una democracia se han de respetar las leyes, y para eso está la policía. Parece que estuvieran esperando a que se produjera el primer porrazo para dejar solo al Gobierno de la Nación.

Eso no quiere decir que el Gobierno de España no se haya equivocado. Tenía que prever con antelación que los mandos de los Mossos se iban a apuntar a la fiesta secesionista. No lo hicieron y los separatistas consiguieron las fotos que buscaban. El haber puesto un coronel de la Guardia Civil para coordinar el operativo fue una decisión que no ha sido eficaz.

Pero la respuesta de la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía no fue desproporcionada. En un contexto muy difícil, de una tensión extrema, apenas ha habido heridos graves. Las cifras de centenares de contusionados forman parte del agit-prop secesionista de la Generalitat. Aunque los policías hubiesen cargado con plumas de ganso mientras tocaban el arpa, el Govern de Puigdemont habría asegurado que los heridos eran una multitud.

Ahora toca restaurar la legalidad constitucional. Una vez se hayan dirimido las responsabilidades legales de cada uno tocará buscar soluciones políticas y llegar a acuerdos. Pero todo lo que ha pasado el 1-O es demasiado grave para obviarlo. La impunidad no es posible en un Estado de Derecho, y los secesionistas se han creído que todo vale.

Lo que sï queda claro tras la jornada del 1-O es que Cataluña sigue siendo España, legalmente y sentimentalmente. En las “celebraciones” de la “victoria electoral” separatista no había una multitud de personas en la calle, solo unos pocos miles.

La cifra de 2,2 millones de participantes, vistos los vídeos del comportamiento en docenas de colegios ‘electorales’ es un mal chiste. Ni siquiera ha habido la marea que deseaba la ANC y Òmnium de centenares de miles de ciudadanos ocupando los colegios.

Los catalanes constitucionalistas seguimos siendo mayoría. No tenemos que arrugarnos ni rendirnos. Los secesionistas hacen mucho ruido y dominan, gracias a malgastar el dinero público, la mayoría de los medios de comunicación catalanes. Pero la batalla está muy lejos de acabar. Y la ganaremos. Y digo batalla porque es el lenguaje que los separatistas usan, y presumen de ello.

Ánimo y a luchar. La democracia de un gran país, España, está en juego y la defenderemos.

Sergio Fidalgo

Director de elCatalán.es

 

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.