Es necesario recuperar el espíritu del 92

En estos momentos de desafío secesionista, y de un gobierno autonómico que se ha echado al monte asegurando que va a incumplir las leyes de un país democrático como España, bien hizo el Rey Felipe VI en apelar a la “unidad” en su discurso conmemorativo de los 25 años de la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona.

“Quiero reafirmar mi convicción de que todos juntos continuaremos nuestra trayectoria impulsando, mejorando y acrecentando el progreso que hemos sabido lograr durante décadas de esfuerzo solidario, de espíritu de concordia y de confianza en el futuro”. Estas son las sabias palabras de un Rey que busca la unión en tiempos de secesión.

Las Olimpiadas de 1992 fueron un éxito gracias a la unidad de acción entre la inmensa mayoría de los ciudadanos catalanes y la sociedad civil, que querían que fueran un éxito, y la coordinación leal entre las tres grandes administraciones: local, autonómica y central. A pesar del ‘Freedom for Catalonia’ y otras campañas como la del Comité Olímpico Catalán impulsadas por el entorno ‘pujolista’.

El CAR de Sant Cugat, que cumple este año su 30º aniversario, es una muestra evidente de ese éxito. Sigue funcionando a pleno rendimiento hoy en día, y contribuye a que deportistas de todos los rincones de España puedan desarrollar sus potencialidades.

Puigdemont estaba presente en dicho acto. Todavía no es tarde para que recupere la cordura y evite el choque de trenes que supone el intentar celebrar la consulta ilegal del 1 de octubre, y que supondrá un grave enfrentamiento entre catalanes. Porque la mayoría de los catalanes está dejando claro que no está por la ruptura ilegal que está promoviendo el gobierno autonómico.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo