Menos demagogia y más trabajar juntos

Si el sistema sanitario catalán se ha deteriorado en los últimos años fue por los profundos que el consejero nacionalista Boi Ruiz aplicó a la sanidad pública durante la presidencia de Artur Mas. Que el actual consejero, Antoni Comín, acusara a Daniel de Alfonso y a Jorge Fernández Díaz de “atentar contra la vida de la gente” es un penoso intento de desviar la atención sobre la situación real de los hospitales y los ambulatorios aprovechando unas desafortunadas declaraciones que ya se probó en su momento que no tenían nada que ver con un teórico ataque a la sanidad pública catalana.

Comín quiso hacerse el ‘simpático’ y el ‘radical’ en el tradicional foco de agitación veraniega del nacionalismo, la Universitat Catalana d’Estiu. Allí toca hacer declaraciones altisonantes porque es el punto de partida de la escalada soberanista que desemboca el 11 de septiembre. El consejero de Salud las hizo antes de los atentados, cuando la situación política catalana era muy diferente. Ahora han cambiado las prioridades. O eso deseamos una mayoría de ciudadanos.

Esperemos que la tragedia que ha vivido Barcelona y Cambrils sirva para que los gobernantes de la Generalitat recuperen la sensatez, si ello es posible, y dejen el “todo vale” para arrimar el hombro para, junto con el resto de españoles, luchar contra el terror, defender nuestra democracia y libertades y construir un país mejor.

Comín acompañó a los Reyes Felipe y Letizia, que quisieron mostrar su solidaridad con las víctimas del atentado visitando diversos hospitales de Barcelona. Ojalá sirva para que el consejero de Salud se deje de demagogia. Las instituciones de todos los españoles han estado con los catalanes. Ahora solo falta que la Generalitat sea leal con el resto de España.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo