Mayo sangriento de 1937 en Cataluña

Barricada en Barcelona mayo 1937. Sede de UGT- PSUC en Tarragona con la imagen de Stalin 1937

En estos tiempos de “memorias históricas”, especialmente en Cataluña, solo se suelen recordar las atrocidades cometidas por uno de los bandos y se suelen ocultar sistemáticamente, los terribles crímenes producidos en la retaguardia por parte del Front Popular. Dentro de estos crímenes quiero, en esta ocasión, recordar a unos de los más olvidados: los izquierdistas víctimas del terror fratricida entre las propias fuerzas de izquierda.

En mayo de 1937, tuvieron lugar unos de los acontecimientos más destacados y controvertidos de la Guerra Civil. Los llamados “Fets de Maig de 1937” que fueron el estallido violento de la creciente tensión producto de las querellas internas en la retaguardia en Cataluña entre las diversas fuerzas del Front Popular y que produjo un sangriento enfrentamiento armado entre, por un lado el PSUC (PCE), UGT, ERC, y las fuerzas de orden público y por otro los militantes de la CNT-FAI y del POUM (considerado trotskista).

Algunos han definido estos enfrentamientos como “la guerra dentro de la guerra”. Los mismos decidieron quien tenía la hegemonía y el control tanto entre las fuerzas antifascistas, como en la política catalana en general. En Cataluña, de hecho, la fuerza obrera hegemónica hasta mayo del 37 era la CNT-FAI y aunque el poder oficial lo tenía la Generalitat, el poder real en las calles lo tenían los anarquistas. Manuel Azaña describió cómo era aquella Cataluña de la primavera de 1937: “Nada existe (…) Histeria revolucionaria que pasa de la palabra a los hechos para asesinar y robar; ineptitud de los gobernantes, inmoralidad, cobardía, ladridos y pistoletazos …”.

Los hechos de mayor trascendencia acontecieron en Barcelona. Entre el 3 y el 7 de mayo sus calles se tiñeron de sangre. Se saldaron allí algunos de los principales conflictos que arrastraba la República desde el comienzo de la Guerra Civil; se enfrentaban también dos visiones o proyectos de como afrontar la guerra. Eran el “revolución y guerra al mismo tiempo”, que defendían anarquistas y trotsquistas y “el primero la guerra y luego la revolución” que defendían comunistas y socialistas. Todo ello agravado por las atrocidades cometidas por los grupos de “incontrolados” anarquistas, por los fracasos militares y por la desunión política en el Gobierno.

Después de cinco días de encarnizada lucha, donde se implantó una especie de caza del hombre, en Barcelona, los guardias de asalto llegados desde Valencia (5.000), con el apoyo especialmente de militantes del PSUC- UGT, fueron haciéndose con la ciudad y acabaron con las últimas resistencias. Se dio por oficial la cifra de cuatrocientos muertos y mil heridos. Pero hubo muertos en otras poblaciones: en Ripollet por ejemplo aparecieron 14 cadáveres de cenetistas, arrojados a un terraplén.

También los anarquistas estuvieron implicados en múltiples asesinatos como el de Antonio Sesé, secretario general de UGT, tiroteado el 5 de mayo en la calle Caspe cuando se dirigía a tomar posesión como nuevo Conseller de la Generalitat. También, Roldan Cortada i Dolcet, dirigente del PSUC y la UGT y exdirigente de la CNT, había sido asesinado por miembros de la FAI, días antes en Molins de Rei. Otros serían asesinados en días posteriores en las checas de la policía paralela estalinista, controlada por la NKVD. Este fue el destino, incluso, de destacados voluntarios (trotskistas) de las Brigadas Internacionales como: K. Landau, Erwin Wolf (secretario de Trotski), H. Freund, M. Rhein, o el intelectual anarquista italiano C. Berneri que días antes había escrito: “Hoy luchamos contra Burgos, mañana tendremos que hacerlo contra Moscú”. G. Orwell se refugió en las cúpulas del Poliorama y pudo escapar.

Luego escribirá: “(…) los comunistas habían logrado definitivamente el poder, el orden interior había sido confiado a los ministros comunistas, y nadie dudaba de que aplastarían a sus rivales políticos en la primera oportunidad”. El balance total de las víctimas no será nunca conocido pues, muchos detenidos desaparecieron sin dejar rastro.

Estos disturbios se trasladaron pronto a Tarragona. El día 4 se produce ya algún tiroteo y el lanzamiento de una bomba de mano desde la terraza de la sede anarquista de las Juventudes Libertarias (JJ.LL) situada en la confiscada casa Ventosa de la Rambla, contra la sede de UGT-PSUC, situada justo al lado, en el confiscado convento de las Teresianas. El día siguiente, la presión fue en aumento y una delegación de PSUC, UGT, ERC y Estat Català exigen al Delegado de Orden Público (Joan Rodríguez) que tome medidas al respecto y ocupe los centros estratégicos.

El día 6 estalló con fuerza la violencia con un incesante tiroteo por el centro de la ciudad y en los alrededores de las sedes de las diferentes organizaciones del Front Popular. A mediodía un militante de la UGT lanzará varias bombas de mano desde la azotea del convento de las Teresianas y conseguirá destruir el nido de ametralladoras situado en la terraza de la sede de las JJ.LL. Los enfrentamientos armados prosiguieron a lo largo del día, hasta que por la tarde las fuerzas de orden público, con la ayuda de refuerzos militares llegados desde Aeródromo de Reus que con un pequeño cañón antitanques y un certero disparo destruyeron un blindado de la CNT y asaltaron con militantes de la UGT la sede anarquista de las JJ.LL deteniendo a sus integrantes y ejecutando allí mismo al celebre y sanguinario patrullero J. Recasens (el “Sec de la Matinada”); a partir de este momento, los servicios de seguridad se harían con el control de la situación hasta conseguir la vuelta a una cierta normalidad.

El trágico balance fue: decenas de heridos y un total de 11 muertos (5 de ERC, 4 de las JJ.LL, un militar del aeródromo de Reus y un guardia de asalto). Se producirán también cincuenta detenciones y se confiscará gran cantidad de armamento. También tuvieron lugar enfrentamientos importantes en Tortosa con al menos seis muertos y diversos heridos. Una vez restablecido el orden, se producirá en Tarragona un número indeterminado de ejecuciones de anarquistas e izquierdistas (algunos hablan de unos 50) por parte de las fuerzas de orden.

En la prensa durante esos días, según el signo político que tuviera, se acusan unos a otros de fascistas y contrarrevolucionarios. Aunque pronto se acordará echar tierra sobre el asunto.

‘Els Fets de Maig’ significarán una perdida de la hegemonía de los anarquistas y un gran reforzamiento e influencia de los comunistas del PCE-PSUC. Para anarquistas y trotskistas fue un golpe de estado a la Revolución. La víctima propiciatoria a la que se hizo aparecer, delante de todo el mundo, como el máximo responsable de los sucesos fue el POUM (el eslabón más débil en el tablero político). En Tarragona, en un documento entregado al Presidente de la Generalitat y firmado por representantes del PSUC, UGT, ERC, Estat Català y Centre Catalanista Republicà de Tarragona y Reus, donde se analizan los hechos sucedidos, aunque se reconoce que el POUM no participó directamente en los hechos, se le presenta como máximo responsable y se pide su disolución.

La líder comunista Dolores Ibarruri dirá que los trotskistas del POUM se habían convertido en agentes del fascismo y debían eliminarse como “hierba ponzoñosa”. Se inició una persecución implacable que llevó a su ilegalización y a la detención de todos sus dirigentes, incluido el vendrellense Andreu Nin, máximo líder del POUM, quien por orden expresa del general soviético Orlov (responsable en España de la NKVD) sería en el mes de junio, encarcelado y cruelmente torturado hasta su muerte (su cuerpo no ha sido encontrado hasta el día de hoy). Se impuso y se justificó la lógica del estalinismo.

La persecución al trostkismo no cesó y así en 1940, por orden de Stalin, León Trotski, uno de los principales artífices de la revolución rusa, sería asesinado en México por el comunista catalán Jaume Ramón Mercader (convertido en agente soviético) quien utilizó para ello un piolet que le clavó en la cabeza, por este hecho sería años más tarde condecorado como Héroe de la Unión Soviética.

Lo más triste es que de estos hechos,sobre los que prácticamente nada saben hoy gran parte de los ciudadanos de Cataluña, se suele correr un tupido velo. La dignidad de estas víctimas parecen traer al fresco a todo el mundo.

Salvador Caamaño Morado

(NOTA: En estos momentos de crisis y de hundimiento de publicidad, elCatalán.es necesita ayuda para poder seguir con nuestra labor de apoyo al constitucionalismo y de denuncia de los abusos secesionistas. Si pueden, sea 2, 5, 10, 20 euros o lo que deseen hagan un donativo aquí).


‘Equidistantes exquisitos’ es el último libro de Antonio Robles, un ensayo que constituye, en palabras del economista Félix Ovejero, “un inventario del paisaje humano que allanó el camino a la locura nacionalista”. Cuenta con un prólogo del dramaturgo Albert Boadella. El PVP del libro es de 17 euros. Si desean pagar por tarjeta o paypal pueden hacerlo en este enlace del módulo de pago. Sigan los siguientes pasos: Pongan en el recuadro en blanco ("donaré”) el importe correspondiente al número de ejemplares que deseen (17 euros, si quieren uno; 34 euros, si quieren dos, y así sucesivamente). Pongan solo el número, no pongan la palabra “euros”. Sin añadir nada más hagan clic en el botón "donar". A continuación, le saldrá otra pantalla en la que le pedirán datos y pongan en el recuadro "información adicional" la siguiente información: "Libro Robles" y su dirección, código postal y un correo electrónico válido. Ha de escoger si quiere pagar por tarjeta de crédito o por paypal. Y luego dele a "realizar el pedido". Otra forma de adquirir el libro es escribiendo un correo a edicioneshildy@gmail.com y se les informará de otras formas de pago. El libro tardará unos 15 días, debido a la reducción del servicio de Correos. Si tienen dudas escriban al correo antes indicado.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.