Manadas

El tema que los medios de comunicación han bautizado como ‘manadas’ es un fenómeno complejo que presenta varios indicadores a valorar. De por sí ya es lamentable este esfuerzo periodístico por generar nombres que enganchen a la audiencia en perjuicio de los animales que se agrupan instintivamente para la autodefensa y colaboran para la propia subsistencia.

No está ayudando la disonancia mediática en función de la nacionalidad de los agresores, ya que existiría un mantra no confesado de ocultación de la misma en aras de la convivencia social.

Aludir a la afectación del proceso de integración social de nacionales de ciertos países es bastante mediocre. Lo que está fallando es el proceso de integración social por los complejos del poder legislativo y sus miedos a perder votantes.

Que existen países donde la violación de las mujeres está a la orden del día, y no tiene consecuencias jurídicas llegándose incluso al acuerdo tribal entre familiares para compensarlo, es una realidad objetiva. Igual que algunas personas que proceden de esos países han llegado a España y cometen violaciones.

Negarlo es absurdo, lo que debemos hacer es legislar sin complejos para que los ciudadanos extranjeros conozcan nuestra legalidad vigente y se adapten a ella para obtener la ciudadanía. Así como reforzarnos oficialmente con actuaciones legislativas concretas que evidencien a los autóctonos que sin consentimiento expreso no es posible y tiene consecuencias jurídicas inmediatas.

También es cierto que ahora las mujeres denuncian más porque la victimización secundaria se ha reducido y se ha potenciado la igualdad de géneros, pero estadísticamente no sería el dato definitivo porque se deben valorar también las falsas denuncias en base a intereses personales o jurídicos.

En todos estos indicadores también hay que valorar la crisis de valores que padece Occidente y su mínima defensa en base a la supremacía de la libertad individual que convierten algunos temas en motivo de discusión inmediato.

Si a ello le sumamos una industria pornográfica occidental en que la dominación y sumisión de la mujer es económicamente rentable tenemos un problema.

El mestizaje social y cultural es una seña de identidad española desde hace siglos producto de un Imperio que convivía con multitud de etnias y culturas, pero el acomplejamiento general nos hace olvidarlo.

Un asqueroso violador lo es independientemente de su nacionalidad y la pasividad previa ante el acoso o la justificación posterior en base a estereotipos casposos también tienen su parte de responsabilidad.

Un análisis sin ideologías de todos estos indicadores puede aportar más a la necesaria reducción estadística que el interés de cuota de pantalla de los medios de comunicación o el tacticismo habitual de los poderes políticos.

Por último, evidenciar la gran profesionalidad de nuestros cuerpos policiales y la celeridad en la detención de los autores, así como la diligente asistencia a las víctimas en colaboración con el resto de organismos.

David Hernández es presidente de Politeia


'El complot de los desnortados' es una visión valiente y sincera de los últimos años de proceso secesionista. El autor, el ex diputado del PSC Joan Ferran, revela cómo apostó por un frente constitucionalista con Cs, y como la postura de Rivera de competir con el PP le decepcionó. En estas páginas critica la deriva nacionalista de algunos sindicalistas y 'progresistas' diversos y relata aspectos de la intrahistoria de los socialistas catalanes. Lo puede comprar en este enlace de Amazon o en este de Iberlibro. Si lo compra mandando un correo a edicioneshildy@gmail.com y paga por transferencia bancaria o paypal le regalamos un ejemplar del libro 'Desde la aspillera', del mismo autor (PVP total: 16 euros).

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.