Los separatistas nunca tendrán grandeza

Se les nota demasiado el rencor. Ni con catorce muertos y dos atentados que han conmocionado al mundo pueden disimular su supremacismo y su odio hacia todo lo español. Los secesionistas más radicales llevan desde pocos minutos después del atentado llenando las redes sociales de mierda para mostrar su desprecio. Se han volcado en ensuciar la solidaridad que toda España ha mostrado con el pueblo catalán.

Joaquim Forn es un secesionista radical. Vale. Es su opción ideológica. Pero es el consejero de Interior de todos los catalanes. De hecho es el consejero de Interior que presume que va a incumplir las leyes y ha hecho todo lo posible para que los Mossos sean, ante todo, un cuerpo de seguridad leal con el separatismo. Es su prioridad y para eso le han nombrado para el puesto. Solo por eso debería alguien debería plantearse su inhabilitación.

Pero el 17 de agosto Barcelona y Cambrils se llenaron de dolor. Y en vez de aprender la lección, que la Seguridad es cosa de todos, que juntos podemos combatirla mejor y que toda España se ha volcado con las víctimas y con todos los catalanes, el consejero de Interior sigue con su rollito excluyente. El de “ellos” y “nosotros”. El de “españoles” y “catalanes”. Y en una comparecencia en un medio de comunicación para hablar de las víctimas, ocasión en la que nada se improvisa y todo está apuntado y ensayado Forn ha separado a las víctimas mortales del atentado en Barcelona entre catalanas y españolas, como si se tratara de dos nacionalidades distintas.

Da asco. El problema es que no es Forn el único. Tenemos un gobierno de sectarios y les da igual el terror, los tiros, los atentados o las bombas. Todo lo usan para su propaganda. No hay remedio. Van a destrozar Cataluña. Qué Dios nos pille confesados.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo