La primavera de nuestro esperpento

Son rebuscados los de ERC y JxCat. Mentes retorcidas a la búsqueda del enmarañamiento político. Embolica que fa fort.

Deprisa deprisa… se ha montado un pleno para intentar elegir a Turull como presidente de la Generalitat con el fin de poner en un brete al Llarena. Si mañana lo envía al trullo estará claro que es la mano del pérfido Estado Español reprimiendo al valeroso pueblo catalán… ¡Manda güebs!

De la judialización de la política pasamos ahora, no a la politización de la justicia, no, esto ya es un reality show político. Y si por casualidad Llarena no lo mete en el trullo intentarán que salga elegido el sábado para así poner en otro brete a la jefatura del estado. Para esta gentuza el juego limpio no existe. No es que no haya proyecto, lo hay; el proyecto es mantener en continuo jaque al estado.

Esto es el esperpento catalano-español. O mejor dicho español a secas, porque nunca lo catalán ha sido tan hispánico. Huyendo de lo español, el Puchi pretendía alejarse de lo esperpéntico y ha caído en lo kafkiano.

El Puchiaparte se exilia en Waterloo pensando que es la Isla de Elba y, el otro día, imbuido de bonapartismo, se escapaba a ver a su Walewska Gabriel a Suiza dando alabanzas a lo que ya no es Suiza: una confederación. Está tan enajenado como su compi de la CUP y todo el Sursum Corda secesionista. Instalados en los mundos de Yuppi.

Están guillats (o sea, locos) y son peligrosos… Más tarde o más temprano acabarán formando un gobierno, antes de arriesgarse a que se convoquen nuevas elecciones, y entonces tendremos que volvernos a ajustar los machos. O si no, al tiempo.

Es la estrategia del “cuanto peor mejor”. Están en la deriva de la búsqueda de cualquier resquicio que les permita liarla parda, siempre un poco más.

Mucho drama, mucha queja, mucho aspaviento denunciando las maldades del 155, denunciando en las chancillerías de medio mundo lo jodidamente mal que viven los catalanes, “probecitos ellos”, reprimidos por la bruja/madrastra España que no les deja algo tan elemental como votar la independencia y declarar la DUI, el DIU, el DUO o lo que les salga del higo.

Yo la verdad puedo decir que en el Carmelo no hemos notado el 155. Sí es verdad que andamos con mucho paro, con empleos de mierda y unas pensiones miserables, pero eso ya lo sufríamos antes del 155. Vamos, que a peor no hemos ido. Coño, encima este año mi equipo no da palo al agua, al menos en la liga. ¡Eso sí que me tiene a mal traer!

Miren: yo creo que si dejan a los diputados en el Parlament discutiendo hasta Navidad, solo sobre el gobierno de la Generalitat –ahí, encerrados con su juguete–, mejor que no hagan más leyes, que mira la que liaron en septiembre pasado. Y, ¡oiga! Sin gobierno de la Gene, ¡que estamos estupendos! Hay una calma chicha con tensión, pero para ellos. Los del Carmelo vivimos como relajados, racionando las cervezas pero en plan Zen, ¿saben?

Y es que a los políticos en el Carmelo ni se les espera. Vinieron cuando lo del socavón, y porque no hubo más cojones… Después del paripé, desaparecieron como por ensalmo. Ya no vienen ni a por el voto, como ya tienen la TV3%, pues eso.

Entre Puchiaparte el Enajenado y Marianico el Corto nos tienen contentos: uno tocándonos las pensiones y el otro los cojones. ¿Saben qué? Déjennos sin Govern un par o tres de años, a ver si así mejora la cosa. Y, si finalmente hay que repetir elecciones… sin prisas. Para el 19 o el 20 o por ahí. ¡No hay prisa!

¡Marianico! Arregla lo de las pensiones… y líbranos del mal, amén.

Farragüas

Miembro de Los Pijoaparte. Consejo editorial de la revista satírica Charnego News

Carmelo. Farselona. 23 de marzo de 2018

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo