La palabra

Las palabras son culpables. Todos los días en el territorio que conforma la Península Ibérica se fabrican categorías nominalistas que definen sentimientos, leyes y formas de vida sin que, aparentemente, nadie se oponga a ello ni perciba el riesgo que conlleva fabricar artefactos sin instrucciones de uso.

Unos días en esa parte de España que es Cataluña sirve para percibir la doble dimensión de la culpa escondida en las palabras expresadas tanto en catalán como en español-castellano. La intolerancia cabalga a lomos de un corcel amarillo que lanza soflamas en todo momento. Discursos sentimentales que deben comprar todos los que se sientan impelidos por la obligación moral que siente el “buen catalán”.

Participar de la “república”, además de la estética y parafernalia, consiste en asumir el lumen que irradia del discurso exclusivo del procés. Justicia y ley moral se dejan de lado ante el dominio de las palabras sobre la situación de los políticos, de ese eufemismo que se usa llamado “Estado” y que no es otra cosa que España. Ésta es la palabra prohibida.

Para algunos, la relación entre España y el mal es algo que no se discute. Para ello se ha formulado una neolengua que usan con fruición los hijos del pedigrí aristocrático de los pensadores del movimiento.

En este constructo político, cultural y sentimental, las personas aluden a un trasunto de la petición de Antígona a Creonte sobre la proclamación de la ley natural que domina todo el proceso que se está viviendo. Lo más interesante de todo ello es que nadie usa el vocablo correcto: DISOLUCIÓN.

No quiero aburrirles con las palabras que conforman el diccionario del “buen catalán” que ahora existe. Esa suerte de libro ficcional que podría titularse “aprenda a ser catalán en 7 días y 100 palabras”, lo que quiero indicar para acabar esta columna es el riesgo que la palabra robada tiene para coadyuvar en el proceso disolvente que estamos viviendo.

Los efectos de la disolución social vinculada a un vocabulario es la paradoja de la razón que no razona. La forma en que el proceso que se vive en Cataluña y en el resto de España están unidos a la palabra disolución, pero deberemos intentar cambiar la derivada para que el principio regulador sea el amplio campo semántico que las palabras ESPAÑA, LIBERTAD y CONSTITUCIÓN poseen para todos.

Heraldo Baldi. Enero 2019.


En ‘Barcelona es España’ Josep Bou repasa su vida y sus ideas para la ciudad de Barcelona. El autor es el director de elCatalán.es, Sergio Fidalgo. Los interesados en adquirir este libro lo pueden comprar en este enlace de Amazon.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.