La doble vara de medir de Oriol Junqueras

Esquerra Republicana exige en un comunicado “que no sean los ciudadanos quienes acaben pagando la factura del fracasado proyecto Castor”, pero no le importó que los ciudadanos puedan pagar la factura del caso Palau. La Generalitat evitó que el Consorcio del Palau de la Música acusara a Convergencia pese a que el que era presidente de la institución cultural, Fèlix Millet, y su ‘número dos’, Jordi Montull, confesaron en juicio que el partido cobró comisiones ilegales de Ferrovial a través del Palau.

Esquerra hizo ver después que no compartía la postura de los representantes de la Generalitat, pero fue a toro pasado. Cuando se intentó que la Generalitat cambiara su postura en dicho consorcio para acusar a Convergencia el tribunal no la pudo aceptar debido a qué llegó fuera de plazo. Ahora los grupos parlamentarios de ERC en el Congreso y el Senado han acompañado el 21 de junio por la mañana a la Plataforma de Defensa de las Tierras del Sènia, y al alcalde de Alcanar, Alfonso Montserrat, hasta la sede del Tribunal de Cuentas en Madrid para formalizar una solicitud de investigación sobre los costes del proyecto Castor.

El senador de Esquerra Miquel Aubà declaró que “es necesario luchar para defender los intereses de la gente y no permitir que sean los ciudadanos los que paguen la factura de este proyecto fallido, sino que lo hagan los responsables que han generado este despropósito”.


Si quiere colaborar para que elCatalán.es sea un diario digital que defienda a la Cataluña real, aquí tiene la información de la campaña de crowdfunding.


ElCatalán.es ha iniciado una campaña de crowdfunding para editar un libro dedicado a analizar y denunciar el adoctrinamiento escolar en los centros educativos en Cataluña. Los interesados en ayudar económicamente para poder sacar adelante este proyecto pueden hacerlo en este enlace.

Los partidos secesionistas han decidido que las escuelas catalanas no han de ser centros de educación, sino de adoctrinamiento escolar, en el que crear futuros votantes de la República catalana que ansían crear. Para eso no dudan en intentar utilizar las aulas para sus fines.

Este libro hablará con profesores, padres de alumnos y miembros de entidades cívicas constitucionalistas para denunciar la manipulación de la Generalitat en el ámbito escolar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo