La CUP ha de acabar en la papelera de la historia

“Si el rey pide hora a la consulta privada de un médico independentista, estaría bien que no le atendiese” y que, por la misma razón, “un establecimiento privado puede negar la entrada a un cliente, por lo que en El Celler de Can Roca se pueden negar a acoger al rey”.

Esta es la barbaridad que el portavoz del secretariado de la CUP, Lluc Salellas, dijo en RAC1. Este es el partido que ha condicionado la política catalana durante los últimos años. Gente así no puede tener influencia decisiva sobre ningún gobierno.

Y la CUP la ha tenido, y la tiene, sobre la Generalitat, un gobierno autonómico que maneja miles de millones de euros y decide buena parte de las políticas que afectan a más de siete millones de ciudadanos.

La gente de la CUP, con opiniones tan bárbaras como el de negar asistencia sanitaria a alguien por defender la Constitución, han tenido un papel determinante en la formación de mayorías en el Parlament.

Si la sociedad catalana ha llegado a una división total es porque políticos como Salellas se han dedicado a sembrar discordia. Hay que mandarlos de una vez, usando las propias palabras de otro dirigente cupero, “a la papelera de la historia”.


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon, en la web de El Corte Inglés y en la tienda on line de La Casa del Libro. Y ‘El hijo de la africana’, de Pau Guix, en este enlace de la tienda de El Corte Inglés.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo