La AMI: una mentira que no se ha de obviar

El paraninfo de la Universidad de Barcelona ha acogido una reunión de cerca de 500 municipios pertenecientes a la AMI, pueblos que la gran mayoría de ellos tiene menos habitantes que un par de bloques de cualquier barrio del área metropolitana, como San Ildefonso o Bellvitge. Y buena parte de los ayuntamientos que tienen un cierto peso, como Castelldefels o Terrassa, lo son por la cobardía de los políticos locales de algún partido constitucionalista, en estos dos casos del PSC, que a cambio de mantener la vara no han dudado en traicionar a sus votantes.

Los discursos han estado llena de los tópicos secesionistas, el tradicional victimismo y las acusaciones a España como una democracia de segunda. Pondré solo dos ejemplos, para no aburrirles. La alcaldesa de Ulldemolins, Cori Monlleó (Demòcrates) ha declarado que “hay ganas” de poner “las urnas” y que los “alcaldes y alcaldesas estaremos al lado de nuestro Gobierno y nuestro pueblo”. “Como máximos responsables de nuestros municipios nos queremos poner al lado de la Generalitat para que podamos construir el 1 de octubre una República catalana”.

Estefania Rufach (ERC), alcaldesa de Os de Balaguer, ha insistido en esta línea: “Cataluña ha de ser un Estado independiente para que nuestros hijos y las próximas generaciones puedan vivir en un Estado democrático de verdad, y no como hasta ahora”. “Estamos aquí para demostrar que queremos un Estado independiente de verdad”. “Queremos las urnas”.

Los ponentes han sido más o menos radicales, en función del talante personal, y han vendido sus ideas como las emanadas de la auténtica voluntad del “pueblo catalán”. Las continuas llamadas a saltarse la legalidad “poniendo unas urnas” que no respeta la Constitución de un gran país democrático, España, han sido constantes. Ahora solo falta que el Gobierno de Rajoy no desfallezca tras esta falsa demostración de teórica fuerza.

Falsa porque al final se han reunido los que son. Como el proceso secesionista se está desinflando al final recurren a hacer mucho ruido con los activistas de los que ya disponen. De la misma manera que el discurso ofensivo de Pep Guardiola solo reunió a 25.000 convencidos, el acto del paraninfo no deja de ser un ‘show’ para consumo interno del mundo separatista. La gran mayoría de sus municipios son irrelevantes desde el punto de vista de las personas, porque apenas vive gente en ellos. Esa es la gran mentira de este organismo: centenares de municipios con apenas un puñado de habitantes. Esa es la verdad de las “grandes cifras” de la AMI.

Eso no quiere decir que se tenga que relativizar el problema. Desde el punto de vista de las piedras, de los metros cuadrados de terreno, la AMI sí que tiene importancia, y hay comarcas enteras donde la gran mayoría de los pueblos tienen colgada la chapita de “municipio por la independencia”. Y esos inmensos parajes naturales se han de recuperar para la causa de la buena convivencia. Hay mucho trabajo por hacer, mucha pedagogía y mucho demostrar que España es un país en el que vale la pena vivir, y no una democracia de segunda ni el “Estado autoritario” que ha hecho rico a Pep Guardiola.


Si quiere colaborar para que elCatalán.es sea un diario digital que defienda a la Cataluña real, aquí tiene la información de la campaña de crowdfunding.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo