¡Ese cinismo separatista!

La tensión en Cataluña va en aumento, y no es de extrañar. Se trata de la consecuencia de tantos años, décadas ya, de ir inoculando odio, de manera absolutamente irresponsable, desde los púlpitos políticos del separatismo, hacia todo aquello que representa a España o españolidad de cualquier tipo.

No solo eso, con el tiempo se ha convertido en enemigo a combatir todo aquello que fuera en contra o no viera con buenos ojos lo que ellos habían marcado como principios ideológicos nacionales.

Poco a poco, paso a paso, con el ostracismo social sobrevolando, con la salida del sendero “correcto” en modo amenazante, con el señalamiento como coacción, se ha ido introduciendo, suavemente, cortésmente, una única mentalidad, una única ideología, una única manera de ser catalán, una impostada cultura catalana de nueva hornada, siempre menospreciando amablemente lo de más allá de las fronteras autonómicas, así como los elementos discordantes de dentro.

Esta falsa amabilidad, necesaria para conseguir sus objetivos de pensamiento único, ha pretendido camuflar conscientemente sus políticas totalitarias, que como todas han ido en contra de los derechos de todos, en este caso de la mayoría de catalanes.

En esta falsedad discursiva, propia del nacionalismo, el cinismo adquiere su protagonismo. Se trata de una manera mezquina de limpiarse unas culpas, que nunca podrán borrar, y hacer creer a una sociedad, poco pensante y altamente manipulable, que ellos son los verdaderos demócratas pacifistas y el resto, aquellos que no piensan igual, unos fascistas intolerantes.

Y en este escenario, el prófugo Puigdemont ha mostrado la desfachatez y la mezquindad que le caracterizan al lanzar unas palabras “bondadosas” llenas de cinismo sobre aquellos grupos que se han dedicado a quitar la basura amarilla, esos lazos incívicos que van contra la ley y contra la Cataluña de todos:

“El modus operandi es puro terrorismo. Armas, blancas, encapuchados y con nocturnidad. Los grupos organizados que cometen estos actos son grupos criminales… pero en la prisión hay gente pacífica, honrada y demócrata por haber organizado un referéndum”.

Y, además, ha tenido la desvergüenza de alabar las virtudes de los que se han saltado la ley, la democracia, han pisoteado el Estado de Derecho, han organizado un acto ilegal y han dado un golpe de Estado calificándolos de gente pacífica, honrada y demócrata. ¡Cinismo en estado puro!

Ese cinismo forma parte de su realidad, esa que han inventado al margen de la ley, llena de incoherencia y de manipulación, que supone un insulto a la mayoría de catalanes que apostamos por la libertad. Así que no nos sorprendamos cuando el hastío haga acto de presencia en las calles, como ya ha empezado a suceder, por parte de esos catalanes que se han sentido menospreciados, agraviados y silenciados durante tanto tiempo, víctimas de la insolencia separatista.

Y en ese punto deberemos recordar que los cínicos son los responsables de lo que pueda ocurrir por su irresponsabilidad de desgobierno al que nos someten desde hace años. Ellos han contaminado la sociedad catalana, la han llevado a este callejón sin salida en el que todavía no son conscientes muchos de ellos que se encuentran ahí atrapados, han alentado el odio y la división entre catalanes, la falta de respeto y el menosprecio a través de su defensa de la ilegalidad, han ido en contra de una gran mayoría de población y la han silenciado siempre que han podido. Ellos son responsables de lo que pueda ocurrir aquí, en Cataluña.

Asimismo, también lo son todos aquellos que, por miedo a quedarse solos y al margen de la tribu, aplauden estas políticas sectarias e intolerantes sin hacer un previo ejercicio de reflexión. Y, por último, el Gobierno central, todos ellos, por permitir el atropello a nuestros derechos, por ausentarse de una parte del territorio y por seguir subvencionando sus juegos rupturistas.

Mientras ellos juegan a la irresponsabilidad, los catalanes de seny aguantamos el cinismo de unos políticos necios, en ese permanente insulto hacia todo aquello que piense diferente y que apueste por la convivencia, por la tolerancia y por la democracia. ¿Hasta cuándo?

Vera-Cruz Miranda


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon. ‘El hijo de la africana’ de Pau Guix en este enlace de Amazon.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo