¡Es el nacionalismo, estúpido!

En una de esas sobremesas, en las que casi de forma inevitable se acaba hablando del mal llamado problema catalán (desenmascarar esta trampa semántica queda pendiente para otra columna), me preguntaron en qué punto del conflicto creía yo que estábamos. Tras unos segundos meditando sobre qué respuesta dar, contesté que creía que nos encontramos en ese punto donde ellos habían perdido, pero nosotros no habíamos ganado.

Sin apoyo ni reconocimiento internacional alguno, con el rechazo expreso de los máximos representantes de todas las instituciones europeas y con los partidos independentistas más centrados en luchas de poder internas que en otros asuntos, creo que está claro que el proyecto nacionalista ha fracasado (si es que a jugarse todo a un farol, Clara Ponsatí dixit, se le puede llamar así).

Sin embargo, la situación en Cataluña a día de hoy dista mucho de ser normal. El secuestro de los espacios públicos por quienes pretenden hacer suyo lo que nos pertenece a todos, el empecinamiento del Gobierno de la Generalitat en seguir instalados en ese relato fantástico que es el procés y la dejación de funciones que caracteriza a este gobierno, hace imposible hablar del triunfo del constitucionalismo.

En 1993 el que a la postre sería presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, en plena carrera presidencial, acuño la siguiente frase: “It’s the economy, stupid”. La frase, convertida prácticamente en el slogan de la campaña trataba de poner de manifiesto que el principal reto al que se iba a enfrentar EEUU era la economía y que había gente que parecía no haberse enterado.

Si yo fuese candidato a presidir nuestro país, en las siguientes elecciones mi slogan de campaña sería: “¡Es el nacionalismo, estúpido!”. Con ello trataría de resaltar no solo cual es el reto más importante al que nos enfrentamos como país, sino que he aprendido una de las lecciones que nos ha enseñado el procés, son nacionalistas.

Estos años de insufrible procés sin duda han sido tremendamente perjudiciales. Perjudiciales para para la economía, para la convivencia, para la imagen de España en el mundo y para un larguísimo etcétera de asuntos. Pero soy de aquellos que creen que las lecciones más importantes se aprenden en las circunstancias más adversas. Y en este caso, creo que hay lecciones que deben ser aprendidas. La primera y más importante, que el nacionalismo es una bestia insaciable a la que no se va a contentar jamás, por muchas concesiones que se hagan.

Durante demasiados años los ciudadanos de este país hemos visto como gobiernos de todos los colores han cedido frente al chantaje nacionalista para ser investidos presidentes de gobierno, para aprobar unos presupuestos generales del Estado o para superar mociones de censura. Durante demasiados años, por ingenuidad o porque interesaba no verlo hablemos claro, muchos creyeron que Pujol y sus hijos políticos (imposible a día de hoy enmarcarlos bajo unas siglas, pues prescinden de ellas a medida que avanzan las investigaciones judiciales), eran españoles del año. Durante demasiados años hemos visto como a cambio de votos en Madrid se apartaba la vista de lo que ocurría en Cataluña.

Si hay una lección que aprender del procés, es que todo eso no sale gratis. Que no es gratis la desaparición del Estado en un parte de su territorio. Que no es gratis ceder competencias a quien tiene como único propósito la construcción de un Estado. Que al final, la cuenta siempre llega. Y al final, como siempre, la cuenta la pagamos los españoles.

A la clase política de este país le pediría que tomase nota del procés y que aprendiese lo que muchos ya sabían, que eran independistas y que eran insaciables.

Pedro Pérez Cuesta. Joves SCC


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon y en la tienda on line de La Casa del Libro. Y ‘El hijo de la africana’, de Pau Guix, en este enlace de Amazon.


‘50 hazañas de TV3’ es el último libro de Sergio Fidalgo, en el que ofrece 50 ejemplos que demuestran las malas artes de una televisión pública que se ha convertido en una herramienta de propaganda en manos del secesionismo. Insultos al Rey, faltas de respeto a líderes constitucionalistas, manipulaciones informativas... Se puede comprar en este enlace de Amazon. Si lo quieres dedicado manda un correo a edicioneshildy@gmail.com y pregúntanos como pagar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.