Entrevista a Roberto Gómez: “El Barca es un club, no un sentimiento político”

Roberto Gómez es uno de los periodistas deportivos más acreditados, y al mismo tiempo polémicos. “Ha bebido” en la escuela de José María García, desplegada en distintas emisoras de radio. Y en uno de los momentos más brillantes de su carrera interviene en la actualidad varios días por semana en Estudio Estadio (TVE), los micrófonos de Onda Cero (y de Radio Marca), y escribe en el diario Marca. Su especialidad en los deportes, no le impide ser un hombre cultivado, preocupado por todos los acontecimientos que ocurren, y en concreto los de Cataluña.

¿Qué opinión le merece la retirada de la euroorden a Puigdemont?

Una jugada maestra del juez Pablo Llarena que ha redactado un auto impecable. Ahora sólo le quedan dos opciones: el exilio o la cárcel.

Mientras, siguen en la cárcel algunos ex consellers mientras otros ya están libres…

Me parece acertada la decisión respecto a los segundos. Si han prometido acatar las leyes constitucionales, es normal que puedan estar en la calle. No así los que cometieron unos delitos, por los que la Audiencia Nacional les envió a prisión y no se han retractado.

¿Cómo se ha vivido el ‘procés’ -que dura ya cinco años- desde fuera y con la perspectiva que ello implica?

El ‘procés’ me parece una barbaridad que ha dividido a los catalanes, provocando una fractura social, al margen de la fuga de empresas, el descalabro económico, etc. Algo que no tiene lógica ni sentido, y costará muchísimo arreglar la factura provocada, el gravísimo socavón causado.

La aplicación del artículo 155, ¿fue oportuna?

La decisión de Rajoy de aplicar el 155 me pareció un gran acierto, para detener no solo la independencia de Cataluña, sino la destrucción de España. Se utilizó en el momento adecuado, en su versión política, y gracias al acuerdo del PP con Cs y PSOE.

Sin embargo, eso no ha impedido un clima de hostilidad, con ataques a sedes de partidos constitucionalistas, insultos a los que no comulgan con las ideas independentistas, y otras actitudes radicales.

Eso que dice me parece sencillamente terrorismo. El señalar a la gente, quemar algo,  chantajear. Unos actos que no pueden quedar impunes.   

¿Qué espera del 21-D?    

Que venzan los grupos constitucionalistas, para que puedan formar un gobierno y empezar a funcionar, desbloqueando el desastre que ha provocado el anterior Govern. En definitiva, ¡qué ganemos! (Remarca la palabra)

¿Podría definir con un adjetivo a cada uno de los candidatos?

Puigdemont: Irrelevante.

Junqueras:  Desnortado.

Xavier Domènech: Desubicado.

Xavier G. Albiol: La esperanza.

Inés Arrimadas: Crack, ¡una auténtica crack!

Faltaba Iceta al que, como “árbitro”, le he dejado aparte.

Iceta es como la canción de Paco de Lucía: “Entre dos aguas”. Por un lado, está con los constitucionalistas, pero piensa más en los independentistas.

¿Ha viajado a Cataluña últimamente?

Lo he hecho siempre: primero porque Cataluña es una comunidad donde me encuentro fenomenal, y soy un apasionado de la ciudad de Barcelona. No obstante, reconozco que debe ser muy duro vivir allí ahora con el clima de agresividad que se respira. Tengo muchos amigos catalanes y los que vienen a Madrid siempre me cuentan que lo que está ocurriendo es una locura, un auténtico desastre.

Usted nació en Trujillo (Cáceres): ¿Le parece adecuado el cupo vasco y un denunciado favoritismo hacia Cataluña y el País Vasco?

Yo apuesto por el principio de solidaridad de todas las comunidades, como ha dicho el presidente Guillermo Fernández Vara. Hay algunas como la extremeña, que han sido olvidadas, y no suficientemente valoradas.

¿Qué le parece que en el Nou Camp, cuando en el minuto 17.14 sacan las esteladas, los culés que no son separatistas no protesten?

Una cobardía, que parte de un principio equivocado: haber pretendido hacer de algo muy grande una cosa muy pequeña. El Barca excede de una dimensión local y siempre había sido universal hasta que se fue politizando cada vez más, y los Laporta, Bartomeu y Rossell lo fueron utilizando dándole un cariz separatista.

¿Cree que todas las “historias de amor” de las juntas directivas del Barca con el separatismo se acabarían, el día en que 20.000 socios llevaran banderas españolas en el minuto 12.10?

Seguramente. Hay que mentalizarse de que no interesan los asuntos domésticos, lo de la esteladas es una forma de politizar el Barca, cuando no todos ni muchos menos- aficionados y socios- son partidarios del independentismo.

¿Nota usted que desde que el Barca es un agente activo del separatismo ha bajado el fervor culé en el resto de España?

Por supuesto, el Barca ha llegado a suscitar rechazo, como consecuencia de esa politización del club de la que hablábamos antes. Me consta que las peñas de fuera de Cataluña lo están pasando muy mal… Estoy -de nuevo- de acuerdo con Guillermo Fernández Vara cuando decía lo de que “el Barca debe ser un club, no un sentimiento político”.

¿Por qué prácticamente todos los directivos o presidentes que últimamente han pasado por el Barca, acaban procesados o en la cárcel?

Por qué han hecho las cosas muy mal: todos han intentado politizar el club, y para el fútbol el altavoz más cómodo que existe es la política. Es el único equipo de España donde ocurre esta situación.

El Espanyol, ¿está maltratado por los medios de comunicación?

Es evidente que no se le da el mismo espacio en la prensa- y minutaje en los medios audiovisuales– que al Barca. Y si el quid de la cuestión es que se le penaliza por llamarse “Español”, me parece una necedad. Es un gran club que, al contrario del Barca, nunca se ha politizado.

Usted, ¿es del Real Madrid, anti culé…?

Yo soy periodista, simplemente. Me encanta el Barca cuando juega bien, y lo mismo ocurre con el Madrid. Y lo analizo -por cierto, muy bien-. en la radio (Onda Cero-Radio Marca) o en TVE (Estudio Estadio): siempre soy el mismo.

¿Existe demasiada “tertulia de bufanda” en las teles?

Yo no lo veo, al menos en TVE. Estudio Estadio es un programa riguroso, donde se analiza y se ofrecen noticias. Respecto al resto de cadenas- y sus tertulias- no puedo opinar, porque no las miro.

Pero Estudio Estadio tiene un cierto componente de “show”, de espectáculo.

No estoy de acuerdo. Al menos en mi caso me limito a ejercer –y creo que muy bien- un periodismo independiente, me preocupo en cada programa de dar, si se puede, alguna primicia.

¿Cómo enjuicia el funcionamiento de TV3 y Catalunya Ràdio?

Son dos empresas que están al servicio del poder, y en concreto del proceso independentista, lamentablemente. Dicho esto, tengo allí muchos amigos, y grandes profesionales como Joaquím María Puyal: “un señor”, y referente de la radio en España. Y también periodistas a los que conozco desde hace muchos años, como Eduard Boet y Toni Bassas.

 

  

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo