El principio de indeterminación de Heisenberg

Werner Karl Heisenberg era un físico teórico alemán que impartió clases en las universidades de Leipzig, Gotinga, Múnich y Berlín. En 1941 fue director del Instituto Kaiser Wilhem de Física, dirigiendo al equipo de científicos alemanes que estaban desarrollando el proyecto de construcción de un reactor nuclear, en el que una reacción en cadena de los átomos produjese una explosión, para poder desarrollar la primera bomba atómica.

Conociendo la capacidad destructiva de la futura arma, Heisenberg realizó un llamamiento a la comunidad científica internacional, para suspender conjuntamente los trabajos sobre el proyecto atómico, para retomarlos después de la guerra con fines pacíficos, para desarrollar reactores nucleares que generasen energía eléctrica de uso civil, pero el gobierno estadounidense, cuyos científicos estaban trabajando en la futura bomba atómica, que se lanzó contra Hiroshima y Nagasaki, no atendió a su ofrecimiento. Sin embargo lo que le confirió una fama incuestionable a Heisenberg en el ámbito académico internacional, y que le valió la concesión del Premio Nóbel de Física de 1932, fue su Teoría de la Indeterminación también conocida como Teoría de la Incertidumbre, que está considerada como la precursora de la física cuántica.

No vamos a explicar en este artículo en qué consisten los estudios de Heisenberg sobre mecánica cuántica, porque sería extremadamente complicado tanto para los lectores como para un servidor; pero para hacernos una idea tremendamente simplificada, hemos de considerar que si las matemáticas y la física son ciencias exactas, la física cuántica no es una ciencia exacta, porque siempre existe una “indeterminación o incertidumbre” en los resultados. Así bajo la lógica cuántica, dos y dos no tienen que ser necesariamente cuatro. Heisenberg vino a decir que existe una imposibilidad de observar, y por lo tanto de determinar con precisión el movimiento de las partículas subatómicas. Dicho de otra forma, su teoría establece que cuanto mayor es el estudio, la observación y la certeza en determinar la posición de una partícula, menos se conoce sobre su masa y velocidad. De ahí viene el concepto de incertidumbre o de indeterminación.

Antiguamente cada campo científico avanzaba de una forma independiente, pero el pensamiento moderno impone lo que se denomina interconexión de las ciencias, que permite el avance del conocimiento universal gracias a la colaboración de unas ciencias con otras. Por poner un ejemplo reciente, en la pandemia del Coronavirus del año 2020, hemos visto con claridad que cuatro ciencias como la medicina, la estadística, la sociología y la economía, se han interconectado en el estudio de un mismo fenómeno. Siguiendo el mismo hilo recuerdo como en mi Tesis Doctoral de derecho, combiné ciencias tan dispares a las leyes como son las matemáticas y la sociología. Siguiendo esta lógica colaborativa, se podría establecer una interrelación entre física cuántica y ciencia política, porque si en la primera dos y dos no tienen porque ser necesariamente cuatro, en la segunda tampoco.

El Partido Popular, cuando ha estado en el poder, ha concentrado todo su esfuerzo político en la economía. De esta forma si los índices económicos eran buenos, se suponía que el país estaba mejorando bajo el eslogan aznariano de “España va bien”. El problema de esta concepción de la política que desarrollan los partidos de centro derecha, es que al estar globalizada toda la economía mundial sometida a ciclos variables, que alternan periodos de bonanza con periodos de crisis, cuando el país atraviesa un periodo de crisis económica, la política económica del gobierno del PP o de cualquier otro partido de centro derecha también se desmorona.

En realidad es como jugarlo todo a la única carta de la economía, y si falla esa carta se pierde la partida. Por contra, el PSOE y su actual socio de gobierno Unidas Podemos ya dan por hecho que sus políticas económicas tradicionalmente han funcionado mal, y prueba de ello es que los partidos europeos socialdemócratas, si bien tuvieron una edad de oro en la Europa de los últimos decenios del siglo XX, en la actualidad gobiernan en muy pocos países de nuestro entorno, precisamente por el fracaso de sus políticas económicas.

En la España actual en la que estamos bajo el mandato de un gobierno de coalición entre socialistas y comunistas, saben perfectamente que entre el cierre de muchas empresas, por el prolongadísimo estado de alarma que ellos mismos han impuesto, y su propia incapacidad de reconducir la situación económica de la nación, derivada de la crisis del Covid 19, es bastante probable que pierdan las próximas elecciones generales. Por lo tanto de lo que se trata ahora, desde la concepción social-comunista de gestión del poder, es imponer los resortes que permitan sustentarse en el gobierno de forma cuasi indefinida.

Para ello como Heisenberg cuando trataba de concretar la velocidad de las partículas, estableciendo fórmulas matemáticas de medición, nuestros gobernantes de izquierdas desarrollan una política científica que pretende controlar todas las variables, aplicando sus propios cálculos para conseguir eternizarse en la Moncloa.

Así, y bajo la imposición de una política severa, si tenemos que controlar totalmente hasta el último resorte del Estado, pues inundamos las instituciones públicas con militantes del PSOE. Si nos faltan ochocientos mil votos para conseguir una mayoría absoluta en las elecciones, nos sacamos de la manga una paga de renta mínima vital, que va a ir destinada casi en su integridad a inmigrantes nacionalizados, que se supone que al ser agradecidos nos votarán en las próximas elecciones. Si necesitamos más votos, pues subvencionamos los chiringuitos donde tenemos una legión de paniaguados que viven gracias a nuestras aportaciones económicas. Si necesitamos el voto de los obreros pues subvencionamos sus sindicatos. Si un jefe de la Guardia Civil se desvía un milímetro del guión asignado, se le cesa fulminantemente, para crear un efecto miedo entre sus compañeros. Si es preciso dar la espalda a partidos civilizados como Vox, PP o Ciudadanos, pues pactamos en todo lo que haga falta con partidos golpistas y exterroristas.

Se pretende con esta política basada en cesiones continuas, controlar el conjunto de factores que aseguren ganar sucesivamente todas las elecciones generales que acontezcan. De una forma correlativa los científicos procuraban establecer todos los cálculos precisos, para asegurar la velocidad de las partículas subatómicas, hasta que vino Heisenberg con su teoría que afirmaba que por muchas mediciones y estudios que se efectuaran sobre esa materia o sobre cualquier otra, los sucesos futuros no deben de estar necesariamente predeterminados, porque siempre existirá una “incertidumbre” que nadie puede calcular ni predecir.

Este es el motivo por el que las dictaduras, pese a querer controlarlo absolutamente todo, finalmente tarde o temprano acaban cayendo, porque los dictadores con su aparato represivo, aunque intentan controlarlo absolutamente todo, finalmente sucumben ante el clamor popular que reclama libertad. Fue así como acabó la dictadura socialista de la URSS, y es así como en el futuro caerán regímenes como el de Venezuela, Cuba, China o Corea del Norte. Como dice nuestro refranero: “No hay mal que cien años dure”.

El pueblo español percibe esta ansia del actual gobierno de coalición del PSOE con Unidas Podemos, por dominar todas las instituciones y todos los resortes del Estado, y de controlar a la sociedad española intentando subyugar la opinión pública, por medio del control político de la prensa y de la televisión. Como consecuencia de ello los electores perciben estos abusos de los que se sirve el poder en su propio beneficio, y a partir de esta percepción sensitiva, pueden proceder a penalizarlo electoralmente.

Los principios son universales y lo que puede regir en una partícula atómica, puede regir en el conjunto de la sociedad. El presidente Pedro Sánchez pretende tenerlo todo atado y bien atado, pero es probable que la indeterminación le haga pagar cara su certeza.

Juan Carlos Segura Just

(NOTA: En estos momentos de crisis y de hundimiento de publicidad, elCatalán.es necesita ayuda para poder seguir con nuestra labor de apoyo al constitucionalismo y de denuncia de los abusos secesionistas. Si pueden, sea 2, 5, 10, 20 euros o lo que deseen hagan un donativo aquí).


‘Equidistantes exquisitos’ es el último libro de Antonio Robles, un ensayo que constituye, en palabras del economista Félix Ovejero, “un inventario del paisaje humano que allanó el camino a la locura nacionalista”. Cuenta con un prólogo del dramaturgo Albert Boadella. El PVP del libro es de 17 euros. Si desean pagar por tarjeta o paypal pueden hacerlo en este enlace del módulo de pago. Sigan los siguientes pasos: Pongan en el recuadro en blanco ("donaré”) el importe correspondiente al número de ejemplares que deseen (17 euros, si quieren uno; 34 euros, si quieren dos, y así sucesivamente). Pongan solo el número, no pongan la palabra “euros”. Sin añadir nada más hagan clic en el botón "donar". A continuación, le saldrá otra pantalla en la que le pedirán datos y pongan en el recuadro "información adicional" la siguiente información: "Libro Robles" y su dirección, código postal y un correo electrónico válido. Ha de escoger si quiere pagar por tarjeta de crédito o por paypal. Y luego dele a "realizar el pedido". Otra forma de adquirir el libro es escribiendo un correo a [email protected] y se les informará de otras formas de pago. El libro tardará unos 15 días, debido a la reducción del servicio de Correos. Si tienen dudas escriban al correo antes indicado.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.