De renuncia en renuncia, hasta la derrota final

Ada Colau era el mal menor en la alcaldía de Barcelona frente al radicalismo secesionista de Ernest Maragall y los suyos. Era escoger entre lo malo y lo peor, y tanto PSC como Manuel Valls han escogido lo que pensaban era menos dañino para la convivencia en la capital catalana.

Pero puestos a volver a poner a Ada Colau en la alcaldía, y por mucho que la alternativa fuera mucho peor, al menos se le podía haber exigido a los ‘comunes’ que se olvidaran de poner el lazo amarillo en la fachada del ayuntamiento.

¿Qué Maragall garantizaba a los comunes seguir en el gobierno municipal? Claro, pero con mucho menos peso del que tendrán ahora tras el pacto con el PSC y el ‘regalo’ de los tres concejales que controla Manuel Valls.

No era un precio desmesurado para mantener la alcaldía, y se le podía haber apretado un poco en este campo. Decirle, “vas a ser alcaldesa, pero lo vas a ser de todos, y ya está bien de romper la convivencia con símbolos que solo representan a una parte de los barceloneses”.

Pero no, tanto Collboni como Valls le han dado campo libre en este tema y Ada Colau nada más tomar posesión aseguró que llevaría ese tema a la Junta de Portavoces para volver a poner el lazo amarillo en la fachada del consistorio. Comunes, JxCAT y ERC tienen mayoría sobrada para ganar la votación.

El constitucionalismo es incapaz de conseguir una victoria simbólica siempre que trata con el secesionismo o con el ‘pseudo secesionismo’ de los comunes. Nunca dan un paso atrás cuando se trata de pancartas, lazos amarillos o esteladas. Ellos no renuncian jamás a sus símbolos.

Algunos dirán que no son importantes, que los símbolos no son “cosas de comer”. Pues se equivocan, porque a menudo los electores votan más con el corazón que con la cabeza, y en Cataluña se ha visto desde hace años que el tema simbólico es el principal. Y renuncia tras renuncia el constitucionalismo se acerca a la derrota final.

Comentario Editorial de elCatalán.es


‘50 hazañas de TV3’ es el último libro de Sergio Fidalgo, en el que ofrece 50 ejemplos que demuestran las malas artes de una televisión pública que se ha convertido en una herramienta de propaganda en manos del secesionismo. Insultos al Rey, faltas de respeto a líderes constitucionalistas, manipulaciones informativas... Se puede comprar en este enlace de Amazon. Si lo quieres dedicado manda un correo a edicioneshildy@gmail.com y pregúntanos como pagar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.