Chernóbil

El accidente nuclear de Chernóbil, ​que sucedió el 1986 en Ucrania, es considerado como el desastre tecnológico más grave del siglo XX. Si han tenido la suerte de leer el libro documental “Voces de Chernóbil” o, en menor medida, la serie homónima producida por HBO sabrán que dicho accidente ocurrió tras una serie de errores humanos y mecánicos concatenados. Pero que la calamitosa gestión del accidente solamente se debió a errores de políticos que, en todo momento, pretendían esconder el problema o expulsarse toda responsabilidad. Y me perdonarán, pero en este confinamiento del Segriá no puedo evitar pensar que estamos ante las mismas actitudes.

El viernes, 3 de julio, la consellera de Sanidad vino a inaugurar un hospital de campaña para reforzar el hospital Arnau de Vilanova. Pidió a los ciudadanos que extremásemos las medidas individuales (“Si organizamos una cena de amigos, mejor que sea reducida, cuantas menos personas, mejor”) y reclamó que aquellos usuarios que pertenecen a la Franja (los cuales representan un 10% de los que recibe el Arnau de Vilanova) fueran enviados al Hospital de Barbastro para “destensionar” el centro médico. Aún y así descartó el confinamiento selectivo de ninguna zona de la provincia: “No estamos en una fase de crecimiento exponencial de casos y los estamos detectando antes”.

Pero al día siguiente, 4 de julio, ni 24 horas después de esa llamada a la calma, el presidente de la Generalitat decretaba el confinamiento del Segriá. En base a un informe que no ha visto nadie. Ni el alcalde, al que por lo visto tampoco llamó. Un confinamiento que no ha ido acompañado de medida sanitaria alguna. Dentro de nuestra comarca podemos seguir haciendo vida normal, siempre y cuando no nos atrevamos a molestar a la gente del exterior.

Ya no es la falta de información galopante que nos están imponiendo. Ya no es la descoordinación entre 4 administraciones (ayuntamiento, consell comarcal, diputación provincial y Generalitat) que gobiernan los mismos partidos. Ya no son las contradicciones en las que entran todos estos gobiernos al gestionar esta crisis. Es el desprecio con que nos tratan: a los vecinos de Lleida se nos puede ignorar, se nos puede mentir y se nos puede encerrar sin explicación adicional alguna. Como si fuéramos ratas de laboratorio.

Porque nos están diciendo que las únicas medidas que vamos a recibir son las nuestras propias: la responsabilidad individual, las mascarillas y el lavarse las manos. Sin recursos ni material y lavándonos las manos es como tenemos que combatir los rebrotes virulentos y los contagios constantes que estamos viviendo. Y mantener negocios y empresas a flote. Todo por no haber actuado con valentía y haber realizado los confinamientos selectivos de aquellas personas o colectivos susceptibles de ser tratados de alto riesgo. Estaban informados. Sabían que iba a suceder. Y sin embargo no tomaron unas medidas que sí se están aplicando en brotes muy parecidos en países como Alemania. Por miedo. Por cobardía.

En Chernóbil más de 600.000 personas, entre bomberos, ingenieros, militares, policías, mineros, y personal médico fueron enviados al área alrededor de la central eléctrica destruida en un esfuerzo por evitar que el material radiactivo se propagara más al medio ambiente.

A nosotros se nos ha prometido más recursos económicos, sanitarios y de seguridad en ruedas de prensa enormes y mediáticas. Pero de momento estamos solos.

Ángeles Ribes es portavoz de Cs en el Ayuntamiento de Lleida

(NOTA: En estos momentos de crisis y de hundimiento de publicidad, elCatalán.es necesita ayuda para poder seguir con nuestra labor de apoyo al constitucionalismo y de denuncia de los abusos secesionistas. Si pueden, sea 2, 5, 10, 20 euros o lo que deseen hagan un donativo aquí).


‘Equidistantes exquisitos’ es el último libro de Antonio Robles, un ensayo que constituye, en palabras del economista Félix Ovejero, “un inventario del paisaje humano que allanó el camino a la locura nacionalista”. Cuenta con un prólogo del dramaturgo Albert Boadella. El PVP del libro es de 17 euros. Si desean pagar por tarjeta o paypal pueden hacerlo en este enlace del módulo de pago. Sigan los siguientes pasos: Pongan en el recuadro en blanco ("donaré”) el importe correspondiente al número de ejemplares que deseen (17 euros, si quieren uno; 34 euros, si quieren dos, y así sucesivamente). Pongan solo el número, no pongan la palabra “euros”. Sin añadir nada más hagan clic en el botón "donar". A continuación, le saldrá otra pantalla en la que le pedirán datos y pongan en el recuadro "información adicional" la siguiente información: "Libro Robles" y su dirección, código postal y un correo electrónico válido. Ha de escoger si quiere pagar por tarjeta de crédito o por paypal. Y luego dele a "realizar el pedido". Otra forma de adquirir el libro es escribiendo un correo a [email protected] y se les informará de otras formas de pago. El libro tardará unos 15 días, debido a la reducción del servicio de Correos. Si tienen dudas escriban al correo antes indicado.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.