Alberto Fernández defiende que las checas durante la Guerra Civil en Barcelona también son memoria histórica

Alberto Fernández, presidente del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Barcelona, ha reclamado incluir unas jornadas sobre la represión en Barcelona durante los años previos a la Guerra Civil, y durante la misma, incluidas las checas, en las diferentes actividades de recuperación de la Memoria Histórica que realiza el Ayuntamiento.

”La memoria histórica de Ada Colau es de amnesia selectiva para recordar las checas y la represión republicana y anarquista en Barcelona”, ha añadido.

En este sentido, y teniendo en cuenta “la visión sesgada de la Memoria Histórica municipal, para analizar la influencia de la presencia de ‘checas’ en Barcelona”, recuerda que “expertos historiadores contabilizan 46 ‘checas’ en la ciudad”.

“Instalaciones al margen de la ley utilizadas por el bando republicano para interrogar, torturar y asesinar a miles de personas por sus creencias ideológicas, profesar la fe católica, ser sospechosos de pertenecer al bando contrario o  en ocasiones solo por represalias espurias”.

En Barcelona estas instalaciones pertenecían, además de a organismos del Estado, a diferentes grupos políticos, ateneos, comités, o sindicatos, y se pueden identificar algunos como el del antiguo convento de Magdalenas de la C/Vallmajor; otro situado en un chalet de la misma calle;  así como otras en la C/Saragossa, C/Sant Elias, la checa Tamarita, dirigida por agentes rusos estalinistas, o la del Seminario, controlada por el Servicio de Información Militar.

Alberto Fernández ha afirmado que “si Barcelona reflexiona sobre algunas épocas de la memoria histórica, lo debe hacer de una forma plural y no silenciar las checas como pretende Pisarello”.

“Es necesario hacerlo sin amnesias selectivas y sin olvidar episodios oscuros de la historia de la ciudad, tales como la influencia y la represión ejercida en las checas en Barcelona”.

“Estos hechos también deben formar parte de la memoria histórica, además de los crímenes del franquismo y de la dictadura”.

Finalmente el presidente Popular considera que “la memoria histórica debe servir para recordar para no olvidar, ni repetir, pero nunca para reabrir heridas de una Guerra Civil, ya que si una guerra es una tragedia, entre hermanos lo es aun más”.

“Y cerrar definitivamente las heridas y cicatrizándolas con la reconciliación”.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo