Ada Colau no reconoce su fracaso al perder la Agencia del Medicamento y busca chivos expiatorios

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha declarado, tras la eliminación en primera votación de la candidatura de Barcelona a ser sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) que “ni la Declaración Unilateral de Independencia” ni la aplicación del “155 han ayudado”. La ciudad ganadora ha sido Amsterdam.

Colau, que ha querido ‘vender’ equidistancia a pesar de su apoyo al proceso secesionista también ha declarado que “menos ayudará que ahora unos acusen a otros”. En un mensaje en la red social twitter la alcaldesa ha manifestado que “Barcelona era la mejor candidatura a nivel técnico” y ha asegurado que “trabajemos para que todo el trabajo hecho sea aprovechado para nuevos retos de futuro”, porque “Barcelona lo merece”.

Tras conocer la eliminación de Barcelona Ada Colau ha agradecido el trabajo realizado a la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, al ex conseller de Salud, Antoni Comín; al ex teniente de alcalde Jaume Collboni, y a la sociedad civil y la comunidad científica barcelonesa.

La líder de Barcelona en Comú omite el feo que le hizo la semana pasada al ministro de e Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, durante la inauguración del salón Smart City Expo World Congress. Ada Colau decidió hacer visible ayer su malestar con el Gobierno montando un paseo alternativo.

El ministro compartió comitiva oficial con la alcaldesa al principio del paseo inaugural, pero pocos minutos después sus caminos se bifurcaron y cada uno siguió por su lado.

 


ElCatalán.es ha iniciado una campaña de crowdfunding para editar un libro dedicado a analizar y denunciar el adoctrinamiento escolar en los centros educativos en Cataluña. Los interesados en ayudar económicamente para poder sacar adelante este proyecto pueden hacerlo en este enlace.

Los partidos secesionistas han decidido que las escuelas catalanas no han de ser centros de educación, sino de adoctrinamiento escolar, en el que crear futuros votantes de la República catalana que ansían crear. Para eso no dudan en intentar utilizar las aulas para sus fines.

Este libro hablará con profesores, padres de alumnos y miembros de entidades cívicas constitucionalistas para denunciar la manipulación de la Generalitat en el ámbito escolar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo