La CUP rectifica, pero no reconoce sus errores

Al final la CUP ha rectificado y ha decidido dar marcha atrás sobre el impresentable informe que el equipo de gobierno municipal pidió en Sabadell para cambiar el nomenclátor, y que contenía propuestas como eliminar la plaza que tiene Antonio Machado del callejero de la ciudad por “anticatalán” y “españolista”. El redactor de este documento era un historiador local de conocido perfil secesionista, Josep Abad.

Bueno es que la CUP, formación que lidera la Crida por Sabadell, la coalición que detenta la alcaldía, se dé un baño de realidad y rectifique un error. Aunque no lo reconozca y acabe el comunicado municipal con el que dieron la noticia con un “el fascismo no tiene cabida en las calles de Sabadell, la cultura es y seguirá presente, seguimos adelante con el proceso”. Se refieren al “proceso” para adaptar el nomenclátor a la Ley de memoria histórica. Por supuesto, bajo el prisma excluyente que tienen los secesionistas.

No se entiende como pudieron encargar un informe para distribuir entre las entidades de la ciudad para debatir los cambios de nombres en el callejero a un historiador reconvertido en propagandista del separatismo más tronado. Y aún menos que en un primer momento no lo retiraran. Han tenido que pasar dos semanas, y encima lo han hecho con la boca pequeña. Bueno es rectificar un fallo, pero mejor es reconocerlo. Y la CUP no da un paso atrás aunque meta la pata hasta el fondo. Aunque el error no fuera suyo, porque la presidenta de la comisión que encargó el documento era una concejala de ERC.


Puedes colaborar con elCatalán.es para que siga con su labor de defender la Cataluña real, la Cataluña que quiere formar parte de una España democrática, participando en la campaña de crowdfunding, aquí tienes los detalles. O comprando el libro ‘La Cataluña que queremos’. Aquí, más información.

 


ElCatalán.es ha iniciado una campaña de crowdfunding para editar un libro dedicado a analizar y denunciar el adoctrinamiento escolar en los centros educativos en Cataluña. Los interesados en ayudar económicamente para poder sacar adelante este proyecto pueden hacerlo en este enlace.

Los partidos secesionistas han decidido que las escuelas catalanas no han de ser centros de educación, sino de adoctrinamiento escolar, en el que crear futuros votantes de la República catalana que ansían crear. Para eso no dudan en intentar utilizar las aulas para sus fines.

Este libro hablará con profesores, padres de alumnos y miembros de entidades cívicas constitucionalistas para denunciar la manipulación de la Generalitat en el ámbito escolar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo