Ámsterdam (sensatez), 1 – Barcelona (locura), 0

Barcelona, que era una de las grandes favoritas para acoger la Agencia Europa del Medicamento, ha quedado eliminada en primera ronda y al final ha sido Ámsterdam la ciudad ganadora.

El proceso secesionista ha destrozado las posibilidades de la capital catalana, porque era improbable, tras abandonar este organismo Londres por el Brexit, que las instituciones europeas le concedieran la sede a una ciudad que forma parte de una región que sufre un intento de segregación respecto a un Estado miembro.

Las instituciones comunitarias han optado por una ciudad sin problemas de posibles segregaciones. Porque en tiempos agitados, la estabilidad es un valor en alza. Y Barcelona, gracias a Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y, también, a Ada Colau, es una ciudad poco fiable dado que las leyes no son respetadas o son desafiadas tanto por el gobierno autonómico, como por el municipal.

Entre los chicos de Arran intentando expulsar a los turistas de Barcelona, y Esquerra y el PDeCAT declarando la República Catalana en el Parlament al final una institución más que deseable recalará en Holanda.


ElCatalán.es ha iniciado una campaña de crowdfunding para editar un libro dedicado a analizar y denunciar el adoctrinamiento escolar en los centros educativos en Cataluña. Los interesados en ayudar económicamente para poder sacar adelante este proyecto pueden hacerlo en este enlace.

Los partidos secesionistas han decidido que las escuelas catalanas no han de ser centros de educación, sino de adoctrinamiento escolar, en el que crear futuros votantes de la República catalana que ansían crear. Para eso no dudan en intentar utilizar las aulas para sus fines.

Este libro hablará con profesores, padres de alumnos y miembros de entidades cívicas constitucionalistas para denunciar la manipulación de la Generalitat en el ámbito escolar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo