Y nos salpicó el ‘Delcygate’

Desde las 00:12 horas del 20 de enero de 2020 hasta día de hoy, haciendo una mirada retrospectiva desde el aeropuerto de Barajas, pasando por el Congreso de los Diputados y aterrizando en la percepción de la sociedad, podemos asegurar que el conocido caso bautizado ya como el ‘Delcygate’ ha llenado de opiniones diversas el conflicto que generó aquella noche la reunión que se mantuvo en una de las salas V.I.P del aeropuerto.

En función de la línea editorial del periódico que publica la noticia, o en función del ideario político de la persona con la que hablas, hemos podido escuchar desde que no se reunió a que se reunió; que no pisó suelo español a que sí lo pisó; que pisó suelo español, pero no espacio Schengen; a que sí pisó suelo español, automáticamente piso suelo Schengen; que se evitó una crisis diplomática a que no se evitó sino que se agravó… y así un largo etc, que más que tratar de esclarecer qué sucedió, lo que hace es convertirse en un partido de ida y vuelta entre defensores y detractores de un régimen o de un partido político.

Lo único que sin ningún lugar ha dudas, todos tenemos claro es que, al vigilante de seguridad, que prestaba servicio aquella noche en el aeropuerto de barajas y fue testigo del suceso, por declarar ante notario lo que vio aquella noche, le han abierto expediente y apartado del servicio por su empresa.

Y es que una vez más, la lluvia cae hacia abajo, y siempre el que está abajo, no solo se moja, sino que queda en el interior de un charco.

Bien es cierto, que en estos días, hablando con compañeros de profesión, se genera cierto debate sobre si el vigilante puede haber incurrido en el articulo 58 de la Ley de Seguridad Privada 5/2014, como falta muy grave, también es cierto que nuestros políticos deberían alguna vez darse cuenta de que “dimitir” no es un nombre ruso.

No estaría escribiendo estas líneas si el vigilante de seguridad hubiera realizado la declaración a los medios de comunicación o vendido algún tipo de exclusiva, como no me pronuncié cuando sucedió el incidente entre los vigilantes de seguridad y el exlíder de un partido político en el aeropuerto del Prat el 07 de octubre de 2018 ya que en aquel entonces incumplieron varios apartados de la Ley de Seguridad privada.

En el ‘Delcygate’ su intervención consistió simplemente en declarar ante notario, lo que vio aquella noche durante el servicio y con una trayectoria en el aeropuerto de más de una década de servicio.

Y mientras vemos, como nuestros políticos debaten en el parlamento sobre las cuestiones más bien de tinte partidistas, la prensa llena periódicos sobre el caso y las tertulias copan audiencias; en un breve espacio de tiempo el ciudadano acabará olvidando el suceso para sumergirse nuevamente en sus quehaceres diarios.

Al vigilante de seguridad, pero, le tocará si le sancionan bajo el artículo 62 del Capítulo II de La ley de Seguridad Privada 5/2014, en el mejor de los casos un apercibimiento y en peor de los casos la extinción de la habilitación profesional que comportar la prohibición de volver a obtenerla por un plazo de entre uno y dos años y la cancelación de la inscripción en el Registro Nacional.

Tendremos que esperar para ver lo que le sucederá finalmente, ya que ahora mismo lo único confirmado es la apertura de expediente y lo han apartado del servicio.

Lo que sí que no habrá que esperar es para saber lo que les sucederá a todos y cada uno de los que aquella noche fueron participes directos de lo que sucedió tanto en el aeropuerto de barajas como en la famosa sala “V.I.P”; nada.

Ahora que el juez del juzgado de instrucción número 7º de Madrid ha solicitado a AENA que conserve las grabaciones de aquella noche, esperemos que no aparezca el titular en breve de “han desaparecido o se han borrado por error”.

Miguel Ángel Fernández


'El complot de los desnortados' es una visión valiente y sincera de los últimos años de proceso secesionista. El autor, el ex diputado del PSC Joan Ferran, revela cómo apostó por un frente constitucionalista con Cs, y como la postura de Rivera de competir con el PP le decepcionó. En estas páginas critica la deriva nacionalista de algunos sindicalistas y 'progresistas' diversos y relata aspectos de la intrahistoria de los socialistas catalanes. Lo puede comprar en este enlace de Amazon o en este de Iberlibro. Si lo compra mandando un correo a edicioneshildy@gmail.com y paga por transferencia bancaria o paypal le costaría 15 euros, y si desea también el libro 'Desde la aspillera', del mismo autor, ingrese 21 euros. Mientras dure la actual crisis de confinamiento, los tiempos de entrega de Correos son mucho más lentos.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.