Vuelta a los orígenes. Un análisis de Teresa Freixes sobre los populismos tras las elecciones andaluzas

Es su terreno. Ahí nacieron y ahí es donde tienen su caldo de cultivo natural. Las instituciones les van grandes y, además no creen en ellas si no las controlan. Beben del populismo, de cualquier populismo. Por eso coinciden con otros populismos en lo que consideran esencial: la destrucción de la democracia representativa y su sustitución por una democracia “deliberativa” controlada desde sus cuadros.

Si en Europa los populismos no son unívocos, en España también estamos entre dos fuegos: el populismo secesionista por un lado y el populismo izquierdista por otro. Pese a sus grandes diferencias, ambos coinciden en la estrategia de obtener el derrumbe del sistema democrático del que nos dotamos con la Constitución de 1978. Al mismo tiempo, denigran, de un modo u otro lo que puede significar la integración en Europa, abandonando toda crítica constructiva, absolutamente legítima, y sustituyéndola por el acoso y derribo de los valores en los que la UE se sustenta.

También coinciden, estas dos vertientes del populismo, en destruir las capacidades políticas de los hombres y, sobre la base del desprecio fáctico de la ley preexistente, destruyen también los grupos e instituciones que entretejen las relaciones privadas de los hombres, enajenándolos del mundo y de su propio yo, llevando a que las personas se transformen en meros componentes, asimilados al grupo, dirigidos por excelsos e incuestionables líderes.

Cercanos al totalitarismo, los populismos buscan la confrontación burda con el oponente, estigmatizándolo conceptualmente e infundiendo temor; no pretenden el debate plural, ni la constatación científica, ni la búsqueda de consensos sobre bases democráticas. Sólo la fuerza de la calle les “legitima”; sólo ellos poseen una explicación certera y total del curso de la historia y del sentido de la vida, construyendo una narración épica de victoria, de consecución y, también, de venganza. Construyen, de este modo, una visión del mundo ficticia pero lógicamente coherente, y de ella emanan sus directivas de acción cuya legitimidad se fundamenta en esa misma lógica interna.

El discurso que, ayer, Pablo Iglesias lanzó al conocerse los resultados electorales en Andalucía, responde claramente a estas coordenadas. Habrá que agradecer a Vox que les haya hecho quitarse la careta.

Por Teresa Freixes


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon, en la web de El Corte Inglés y en la tienda on line de La Casa del Libro. Y ‘El hijo de la africana’, de Pau Guix, en este enlace de la tienda de El Corte Inglés.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.