Sostiene ‘La epístola a Diogneto’

Hace casi seis siglos un estudiante italiano, cuyo nombre ignoro, encontró en Constantinopla, ahora llamada Estambul, un códice con varios textos, uno de ellos dirigido a un tal Diogneto.

Parece que fue redactado entre los años 120 y 210 de nuestra era, pero se desconoce el autor. Es una pieza breve y brillante de la literatura griega cristiana. A Diogneto se le recomienda descartar el hábito mental que extravía y desprenderse de opiniones preconcebidas.

La epístola a Diogneto sostiene que los cristianos no se distinguen del resto de la humanidad ni en la localidad, ni en el habla, ni en las costumbres: “No residen en alguna parte en ciudades suyas propias, ni usan una lengua distinta”.

“Residen en sus propios países, pero solo como transeúntes; comparten lo que les corresponde en todas las cosas como ciudadanos, y soportan todas las opresiones como los forasteros”. Tienen su morada en el mundo, y aun así no son del mundo. Con este desapego no eran nacionalistas. “Los que los aborrecen no pueden dar razón de su hostilidad”.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo