Sostiene Hayek

En 1944, treinta años antes de obtener el premio Nobel de Economía, Friedrich A. Hayek (profesor austríaco en la London School of Economics) publicó Camino de servidumbre, un libro político escrito en sus horas libres.

En la introducción anotó: “Como esperamos demostrar, el conflicto existente en Alemania entre la ‘derecha’ nacionalsocialista y las ‘izquierdas’ es el tipo de conflicto que surge siempre entre facciones socialistas rivales”. Destacaba que el socialismo fue en sus comienzos “francamente autoritario” y que había desplazado al liberalismo como doctrina apoyada por una mayoría de ‘progresistas’.

Como tal, la democracia no era un fetiche para Hayek, pues lo importante son los valores de “salvaguardar la paz interna y la libertad individual”. Describía el objetivo de las organizaciones políticas de cariz totalitario de guiar cualquier opinión y actividad de sus miembros, hasta absorber todo lo posible su vida privada.

Primo de Wittgenstein, Hayek sostiene que si el sentimiento de opresión en los sistemas totalitarios es “mucho menos agudo de lo que se imagina la mayoría de las personas en los países liberales”, es porque “han conseguido en alto grado que la gente piense como ellos desean que lo haga”. La semilla de la intolerancia y la discordia.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo