Secesionistas convierten una estatua de un hipopótamo en Terrassa en una ‘momia’ amarilla

Un grupo de vándalos secesionistas llenó hace unos días de plástico amarillo una estatua de un hipopótamo situada en un parque de la localidad barcelonesa de Terrassa. Esta imagen se ha difundido en redes sociales.

Estos vándalos también pusieron un cartel de “Libertad presos políticos” sobre la figura de este animal que apareció como si fuera una momia, totalmente ‘decorada’ con plásticos amarillos.

La estatua del hipopótamo está en un parque que rodea el Castillo Cartuja de Valparadís, uno de los principales parajes de ocio y descanso de esta ciudad en el que hay pequeños lagos, parques infantiles y zonas de paseo.

El objetivo de este tipo de acciones es pedir la libertad de los políticos y dirigentes secesionistas en prisión provisional para evitar el riesgo de fuga y la reiteración delictiva.

Los activistas secesionistas se dedican a ‘marcar’ el espacio público con sus símbolos como  ofensa hacia sus conciudadanos no separatistas que creen que España es una democracia en la que no hay presos políticos.

La intolerancia de estos secesionistas les lleva a pensar que las zonas públicas “son solo suyas”, por eso tiñen de amarillo las calles y también los monumentos.

El poco respeto de este tipo de vándalos hacia los bienes comunes les ha llevado a ensuciar toda Cataluña, sin importarles las consecuencias.

El hipopótamo antes de la acción vandálica

Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon y en la tienda on line de La Casa del Libro. Y ‘El hijo de la africana’, de Pau Guix, en este enlace de la tienda de El Corte Inglés.


ElCatalán.es ha iniciado una campaña de crowdfunding para editar un libro dedicado a analizar y denunciar el adoctrinamiento escolar en los centros educativos en Cataluña. Los interesados en ayudar económicamente para poder sacar adelante este proyecto pueden hacerlo en este enlace.

Los partidos secesionistas han decidido que las escuelas catalanas no han de ser centros de educación, sino de adoctrinamiento escolar, en el que crear futuros votantes de la República catalana que ansían crear. Para eso no dudan en intentar utilizar las aulas para sus fines.

Este libro hablará con profesores, padres de alumnos y miembros de entidades cívicas constitucionalistas para denunciar la manipulación de la Generalitat en el ámbito escolar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo