Sanz: “Hace 11 años, mientras fundábamos Cs preocupados por las políticas nacionalistas, el PSC gobernaba con ERC”

¿Lograremos acabar con el proceso tras el 21D?

Los días 8 y 29 de octubre una mayoría social de catalanes, sistemáticamente silenciada por el nacionalismo, salió a la calle a decir basta. Y eso va a tener una traducción electoral el 21 de diciembre, como ya indican las encuestas de intención de voto. Si esa mayoría social acude a votar en masa el día 21, no solo lograremos poner fin al llamado procés, también podemos poner fin a la construcción ideológica que impulsó Pujol hace más de 30 años y que nos ha traído hasta aquí, como advertía Cs desde que nació, hace 11 años.

En estas elecciones nosotros salimos a ganar para poner fin a la pesadilla del procés, acabar con una fuga de empresas que nos hace perder empleo y oportunidades, y poner fin a la política del enfrentamiento y la división entre catalanes.

¿Crees que el constitucionalismo es consciente de lo que nos jugamos en estas elecciones?

Pienso que la ciudadanía es plenamente consciente. Y que también lo somos en Ciutadans. Sin embargo, algunos partidos de los llamados constitucionalistas siguen con la tentación de hacer concesiones al nacionalismo. Algunos pretenden que de un golpe a la democracia salgan nuevos privilegios y nuevos blindajes para el nacionalismo, hemos visto a Iceta abriendo la puerta a ERC si en lugar de trabajar por la secesión inmediata, trabaja por ella a plazos. No necesitamos más nacionalismo, necesitamos más ciudadanía, más igualdad y más solidaridad. Me parece preocupante y me hace recordar que hace 11 años, mientras algunos fundábamos Ciutadans por la preocupación que nos producían las políticas nacionalistas, el PSC gobernaba con ERC.

Todos deberíamos estar a la altura del momento histórico en el que nos encontramos. La fractura social que tenemos en Cataluña es el resultado de años de nacionalismo, que es un proyecto excluyente y cerrado que ha enfrentado a los catalanes. El proyecto que defiende Ciutadans desde su fundación es diametralmente opuesto: es un proyecto cívico, inclusivo, cosmopolita, abierto al resto de España y al mundo. Somos la opción más fiable y mejor posicionada para liderar el cambio en la Generalitat para que, desde esa visión inclusiva, se dediquen todos los recursos y esfuerzos políticos a la mejora de los servicios públicos, las prestaciones sociales y las oportunidades de todos los catalanes. Y de esa manera, además, podremos recuperar la convivencia y la prosperidad.

¿Crees que el PSC y En Comú Podem harán presidenta a Inés Arrimadas en caso de sumar suficientes apoyos?

Un reciente sondeo de opinión señalaba que más del 60% de los votantes del PSC defienden un acuerdo con Cs. Sin embargo, Iceta -que no estuvo el 8 de octubre en la manifestación de Barcelona- sigue insistiendo en que no tiene ninguna intención de apoyar la investidura de Inés Arrimadas como presidenta de la Generalitat. En cuanto a En Comú Podem, hay que ser conscientes de que la número 2 de la candidatura se define como separatista y de que Ada Colau no estuvo en las manifestaciones constitucionalistas de Barcelona, pero sí ha ido a las movilizaciones convocadas por el separatismo. Parece que tanto el PSC como Colau prefieren pactos con ERC, volver a los tripartitos y seguir haciendo concesiones al nacionalismo.

En quien confío es en la ciudadanía, que se ha hartado ya de tantas ambigüedades y sabe perfectamente quién dice que piensa hacer de forma clara y sin complejos.

Ramon Espadaler ha acusado a Cs de ser un partido hostil al catalanismo, ¿Qué tienes que decirle?

Le diría que Cs es un partido nacido en Cataluña y que fue impulsado por catalanes que han aportado más valor a la cultura y a la convivencia que otros que, en nombre del “poble de Catalunya”, han estado robando a todos los catalanes, como hacían algunos de sus compañeros cuando era conseller en los gobiernos de CiU con Jordi Pujol primero y con Artur Mas después.

¿Qué es lo que más te sorprendió de la vida parlamentaria en la anterior legislatura?

Haber visto que en dos años Ciutadans no sólo ha conseguido elevarse como partido líder de la oposición, sino que ha consolidado esa posición. Y también que Inés Arrimadas, por su energía, capacidad de trabajo, sentido de la responsabilidad y templanza, se ha convertido en la mejor candidata a presidir la Generalitat y reconducir la situación política hacia una senda de normalidad institucional, estabilidad económica y recuperación social.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo