Los separatistas llenan de grasa los mástiles, ponen esteladas de chapa… y la Resistencia sigue actuando

Los separatistas intentan dificultar la labor de los grupos de limpieza, para que la Resistencia no pueda llevar a cabo su labor de recuperar la vía pública para todos los catalanes, liberándola de propaganda excluyente.

En Valls los separatistas llenaron de grasa unos mástiles en los que habían cambiado las ‘esteladas’ de tela por unas de chapa. Dos dificultades para intentar que Resistencia Alta Tabarnia no hiciera su labor por la convivencia.

Pero lo volvió a conseguir y las retiró. Este grupo de limpieza actúa en la zona de Tarragona, y es uno de los colectivos más activos de Cataluña.

Cataluña es de todos. No solo de los separatistas. Y la Resistencia lo recuerda cada noche con la acción de los grupos de limpieza que retiran lazos amarillos, pancartas ofensivas y otros elementos de propaganda de la vía pública.

Y así será hasta que los secesionistas se den cuenta que hay que convivir, no imponer la propia voluntad por narices. Y abandonen la agitación constante y la ofensa permanente hacia los que no piensan como ellos.

Seguramente los secesionistas volverán a colgar su propaganda excluyente, en su afán de sembrar mal rollo ofendiendo a los millones de catalanes que defienden que España es un país democrático y un Estado de derecho.

Pero la Resistencia volverá a actuar si este es el caso. Y si hablamos de la zona de Tarragona, será la brigada de limpieza Resistencia Alta Tabarnia, formada por activistas dispuestos a trabajar por la dignidad de más de media Cataluña.


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon. ‘El hijo de la africana’ de Pau Guix en este enlace de Amazon.


ElCatalán.es ha iniciado una campaña de crowdfunding para editar un libro dedicado a analizar y denunciar el adoctrinamiento escolar en los centros educativos en Cataluña. Los interesados en ayudar económicamente para poder sacar adelante este proyecto pueden hacerlo en este enlace.

Los partidos secesionistas han decidido que las escuelas catalanas no han de ser centros de educación, sino de adoctrinamiento escolar, en el que crear futuros votantes de la República catalana que ansían crear. Para eso no dudan en intentar utilizar las aulas para sus fines.

Este libro hablará con profesores, padres de alumnos y miembros de entidades cívicas constitucionalistas para denunciar la manipulación de la Generalitat en el ámbito escolar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo