Nuevo fracaso de los Mossos d’Esquadra

Centenares de radicales secesionistas han forzado varias puertas de acceso al Parque de la Ciudadela y han desbordado el cordón policial de los Mossos d’Esquadra, que en un primer momento ha demostrado una falta de eficacia más que probada para evitar que los manifestantes se acercaran a la cámara catalana.

Estos radicales han llegado ante los aledaños de la cámara autonómica catalana, en la que ayer se tenía que celebrar el pleno de investidura de Carles Puigdemont, que finalmente ha quedado aplazado tras haberlo decidido el presidente del Parlament, Roger Torrent, diputado de ERC.

Tras rehacer el cordón en las inmediaciones del Parlament los Mossos d’Esquadra han pedido que se respete el perímetro policial y las indicaciones de los agentes que integran el dispositivo de seguridad. También han situado un nuevo cordón para impedir el acceso al parque. Pero no ha servido para evitar que los diputados de Ciudadanos fueran abucheados e increpados.

Muy mala señal es que los diputados del primer grupo de la cámara tengan que salir de mala manera porque la policía autonómica no ha sabido hacer bien su trabajo. Esos manifestantes no tenían que estar allí, porque no se puede amedrentar a los representantes escogidos por los ciudadanos de Cataluña.

El 1 de octubre los Mossos fracasaron y no cumplieron las resoluciones judiciales. Se les acusa de intentar destruir documentos relacionados con el 1-O y con los atentados de Las Ramblas. También de espiar a políticos y personalidades de la sociedad civil. Un cuerpo policial que va de fracaso en fracaso no tiene sentido. Urge regenerarlo para que esté al servicio de todos los ciudadanos, de manera eficaz.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo