La UAB, camino de ser un templo del totalitarismo

Algo muy grave se está cociendo en la Universidad Autónoma de Barcelona, antaño una de las entidades académicas más prestigiosas de España y en la actualidad convertida en un pozo de violencia, sectarismo y exclusión para los que no son nacionalistas.

El Juzgado de la Contencioso-Administrativo número 7 de Barcelona ha dictado un auto de medidas cautelares que obliga a la Universitat Autónoma de Barcelona (UAB) a inscribir provisionalmente a la Agrupación de Jóvenes de Societat Civil Catalana de la UAB (Joves SCC-UAB) en el directorio de colectivos de esta Universidad, al considerar que su exclusión podría vulnerar los derechos fundamentales alegados por los jóvenes estudiantes en el escrito de interposición del recurso, especialmente a la libertad ideológica y de expresión.

Hablamos solo de inscribir a un grupo de estudiantes en un directorio del que forman parte docenas de entidades. Pero así es el sectarismo del equipo rectoral de la UAB, universidad en la que los grupos radicales imponen su ley a base de pintadas, amenazas verbales y violencia física.

El expediente administrativo aportado por la UAB en el proceso judicial revela un seguimiento exhaustivo y minucioso de todas las actividades públicas de Joves SCC-UAB en redes sociales y medios de comunicación, tanto escritos como audiovisuales. Con ese seguimiento ha quedado demostrado que lo que pretendía el Equipo de Gobierno de esta Universidad era dar un “escarmiento” a los estudiantes por su actitud crítica con la institución.

De hecho, se llegó a condicionar la inclusión en el directorio a que Joves SCC-UAB modificaran de forma sustancial “su línea de comunicación pública a través de las redes sociales”.

Así están las cosas en la UAB. Y como no se corte de raíz este tipo de sectarismo, los constitucionalistas no podrán expresarse libremente en esta universidad, y en otras que puedan seguir su ejemplo. Y la universidad dejará de ser un lugar de diálogo para convertirse en un templo del totalitarismo.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo