La Generalitat, en manos de un supremacista

Sería impensable, en cualquier país civilizado, que un triste personaje con el bagaje de un buen número declaraciones xenófobas y supremacistas como el que posee Quim Torra, pudiera ocupar ningún puesto destacado al frente de una administración pública que mueva miles de millones de euros.

Y, en cambio, en una región de un país como democrático como España se ha escogido a un personaje como Quim Torra como máximo responsable del Gobierno autonómico. Es una triste noticia para España y una triste noticia para la Unión Europea. Un populista xenófobo gobernará sobre millones de ciudadanos europeos.

El desafío secesionista se eternizará con un presidente de la Generalitat que pretende nombrar como miembros de su gobierno a encausados por la Justicia, subiendo la apuesta separatista a la hora de desafiar a Estado de derecho. Nada de buscar la concordia y el acuerdo, choque y confrontación. No hay otra hoja de ruta para Quim Torra.

La “revolución de las sonrisas” se ha tornado en la “revolución supremacista”. Se han quitado la careta y han mostrado la auténtica del nacionalismo: odio, exclusión, enfrentamiento y xenofobia. Ahora toca que el Estado de derecho vigile para que los derechos de los catalanes no separatistas no sean laminados por los radicales que se sentarán en el Gobierno de la Generalitat.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo