La ‘acción exterior’ de la Generalitat: son ‘delegaciones autonómicas’, no ’embajadas’. Por Teresa Freixes

La Constitución y el Estatuto de Autonomía marcan el terreno y los límites de la acción exterior de la Generalitat:

1.- Constitución española de 1978:

Artículo 149
1. El Estado tiene competencia exclusiva sobre las siguientes materias:
3.ª Relaciones internacionales.

2.- Estatuto de Autonomía de Cataluña:

Artículo 193. Disposiciones generales
1. La Generalitat debe impulsar la proyección de Cataluña en el exterior y promover sus intereses en este ámbito respetando la competencia del Estado en materia de relaciones exteriores.
2. La Generalitat tiene capacidad para llevar a cabo acciones con proyección exterior que se deriven directamente de sus competencias, bien de forma directa o a través de los órganos de la Administración General del Estado.

Varias puntualizaciones que se derivan de esta regulación:

– Ni con “comillas” se puede hablar de “embajadas”. El TC mantiene una jurisprudencia al respecto: Son constitucionales las representaciones autonómicas en el extranjero siempre que no invadan las competencias estatales sobre relaciones internacionales. De ahí que haya que denominarlas “representación autonómica” o “delegación autonómica”, nunca “embajada”.

– Las delegaciones autonómicas en el extranjero, todas, la de Cataluña incluida, pueden realizar funciones de promoción comercial y económica y de difusión de actividades culturales propias. Ello implica que no puedan ser utilizadas para la promoción de políticas anticonstitucionales.

– Todas las comunidades autónomas tienen este tipo de representaciones o delegaciones, por lo que si la Generalitat decide contar con ellas puede hacerlo, pero siempre dentro de los límites marcados por la jurisprudencia del TC.

– Ello implica que, dados los precedentes, sea necesario establecer un estricto control sobre ellas, para que no volvamos a las andadas. Sería una irresponsabilidad pensar que, con lo que están declarando desde el President de la Generalitat hasta el último de sus consellers sobre que no van a dejar de hacer lo que sea para poner en marcha “su” república, no se efectuarán controles:

a.- Sobre la ejecución de las partidas presupuestarias dedicadas a la acción internacional (no a las relaciones internacionales), para garantizar que su uso no esté dirigido a favorecer acciones contrarias a la Constitución y las leyes.

b.- Sobre las acciones concretas que se programen y se lleven a término por parte de las delegaciones de la Generalitat en el extranjero, para asegurar que cumplan con las funciones que institucional y legalmente tengan establecidas.

Y, si se comprueba un mal uso de fondos y/o el desarrollo de actividades dirigidas a promover políticas contrarias a la Constitución y las leyes, aplicar con todo el rigor lo que la legislación vigente prevé para estos casos de deslealtad y de actividad ilegal.


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon, en la web de El Corte Inglés y en la tienda on line de La Casa del Libro. Y ‘El hijo de la africana’, de Pau Guix, en este enlace de la tienda de El Corte Inglés.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo