Josep Lago (Joves de Societat Civil Catalana): “Hoy ya sabemos que el proyecto independentista ha fracasado”

Josep Lago es coordinador de Joves de Societat Civil Catalana, la sectorial dedicada a los jóvenes de la entidad constitucionalista que cambió la historia de Cataluña al conseguir movilizar a más de un millón de ciudadanos el 8 y el 20 de octubre.

¿Qué tiene previsto Joves de SCC para el 2018?

Trabajo, trabajo y más trabajo. En 2017 hemos desarrollado un enorme número de acciones dedicadas a incidir en el imaginario de la gente joven. Estamos convencidos de que lo que sea Cataluña en un futuro depende de lo que los jóvenes hagamos hoy. Es por esto por lo que a lo largo de todo el 2017 no hemos tenido tiempo para descansos. Son casi 10 los actos en los que hemos participado u organizado, han habido decenas de reuniones, comunicados, carpas, mesas informativas, manifestaciones y potentes campañas digitales. Hemos viajado a Santander, Madrid y Granada con tal de explicar nuestro proyecto, y atendido a numerosos medios de comunicación. Incluso hemos plantando cara al sectarismo nacionalista en plenos de ayuntamientos y en el parlamento de Cataluña.

No nos vamos a engañar. A lo largo de 2017 no hemos parado. No obstante, Joves de SCC está compuesto por gente joven que no es profesional de la política. Tenemos la ventaja de estar bien asesorados por una Junta Directiva, presidida ahora por José Rosiñol, que siempre nos apoya en todas nuestras acciones. Sin embargo, no somos más que gente joven trabajando duro y combinando la política con nuestras carreras o trabajos con el objetivo de lograr una Cataluña de todos dentro de una España abierta, moderna y desacomplejada.

Es por todo lo anterior que esperamos que el año que viene sea más provechoso, todavía, que este 2017. Llevo dos años al frente del proyecto y me siento capacitado para afrontar nuevos retos junto a mi equipo y todos los jóvenes de SCC. Estos dos años han permitido organizarnos de forma más estructurada. En 2016 éramos unos 10 jóvenes los que conformábamos la agrupación. A día de hoy somos casi 70. Esto nos aporta una capacidad de acción enorme dentro del escenario político catalán. Pero no puedo dejar de nombrar a las personas que, a día de hoy, están a mí lado y mantienen responsabilidades dentro de este proyecto. María Domingo y Ernesto López, los vicecoordinadores; Carlos Morato, el secretario; Laura Casado, Eric Laserna y Jose Javier Saldaña, responsables en las principales universidades de Cataluña; Nil Noya, en argumentario; Víctor López, responsable de Redes Sociales; y Xavier Sánchez, en audiovisuales.

Este gran equipo, y la experiencia adquirida, nos permitirá seguir siendo influyentes a lo largo de todo 2018. Hoy ya sabemos que el proyecto independentista ha fracasado. Nadie, a nivel internacional, les ha reconocido; los líderes europeos han dejado claro que una Cataluña independiente no estaría dentro de la UE; y las empresas no se quieren quedar donde existe inestabilidad económica e incertidumbre jurídica. Es por esto por lo que, en 2018, los jóvenes impulsaremos un proyecto alternativo que genere ilusión y optimismo. Todavía no lo podemos desvelar, pero no tardaremos en poner nuestras cartas boca arriba.

Otro de los puntos que vamos a potenciar será la imagen y la comunicación en redes sociales. Sabemos que una gestión adecuada del espacio virtual es imprescindible para ser más incisivos en nuestros propósitos. Además, en Joves SCC hemos elaborado un calendario de actos que publicaremos en enero. El objetivo será el de acercar personajes mediáticos a la gente joven, implicarla, sumar y generar influencias.  No podemos olvidar, tampoco, la campaña “Por una Universidad de todos” que tenemos en marcha y que trata de denunciar la falta de libertad de expresión y la parcialidad de nuestras universidades. Finalmente, otro de los objetivos propuestos es el de multiplicar junto a los partidos políticos. Queremos generar, junto a estos, una masa de gente joven reivindicativa, que no tenga miedo a decir lo que piensa y que apueste por defender de forma abierta los valores propios de la sociedad democrática en la que vivimos. Como puedes ver, no nos conformamos con poco.

¿Cuentan con que el rectorado de la UAB cambie su actitud y deje de ser tolerante con las muestras de exclusión de los secesionistas?

Siempre hemos dicho que el rectorado de la UAB funciona como un engranaje más del separatismo. No es una universidad de todos, es la universidad de Puigdemont. Se ha plegado a todos y cada uno de los acontecimientos nacionalistas, ha enviado mails a las 45.000 personas que conforman la comunidad universitaria para que salieran a manifestarse contra la “actitud represiva del Estado español” y sus órganos académicos han pasado a ser políticos en el momento en que han sido utilizados para exigir la liberación de los políticos presos. Resulta, además, que nunca ha condenado los ataques que hemos sufrido por parte de los ultras separatistas.

La verdad es que no tenemos muchas esperanzas en el actual Equipo de Gobierno de la UAB. Llevamos dos años trabajando en la universidad y no hemos visto ninguna acción por parte del Equipo de Gobierno que nos lleve a pensar que las cosas van a cambiar. Todo lo contrario. Mientras a nosotros nos ponen palos en las ruedas constantemente, son tolerantes con los violentos y les dejan campar a sus anchas, permitiendo que tomen el control de la universidad mediante la intimidación.

Sea como sea, nosotros no nos arrugamos. Pocas personas pueden afirmar haber plantado hasta en 7 ocasiones una bandera española, catalana y europea en la sede del sectarismo y del supremacismo. Es decir, en la UAB. Los Joves de SCC hemos tenido la valentía para hacerlo. Sí, somos conscientes de que las cosas no cambian de un día para otro, pero sabemos que hoy en día hay mucha gente que ya no se calla. Es por esto por lo que toca resistir. Joves de SCC hemos de ser el altavoz y el lugar de encuentro de todos estos jóvenes que no quieren renunciar a sus programas de estudios europeos ni a las becas Erasmus. Estamos seguros de que, si nosotros estamos ahí y les ofrecemos las herramientas necesarias, ellos querrán trabajar con nosotros. De este modo, nuestra voz, la de Joves SCC, será más fuerte.

¿El resto de universidades catalanas facilitan la tarea de Joves de SCC o ponen trabas?

Es verdad que siempre que hablamos de Joves SCC nos acordamos de la Universidad Autónoma de Barcelona. No obstante, nuestra implantación va mucho más allá. Estamos organizados, también, en la Universidad de Barcelona y en la Universidad Pompeu Fabra. Además, nos estamos expandiendo a otras universidades. Nos hemos reunido recientemente con estudiantes de la Politécnica de Cataluña y hasta de la Rovira i Virgili. Donde haya gente joven con ganas de trabajar, allí estaremos nosotros.

En el resto de universidades catalanas no hemos tenido tantos problemas. Hemos desarrollado acciones en la UB y en la UPF. En ambos casos se han realizado sin problemas relevantes. Sí que es verdad que los independentistas están muy organizados y tratan de demonizar constantemente a nuestro colectivo. Pero parece que la estrategia ha dejado de funcionarles y estamos creciendo en todos y cado uno de los escenarios en los que trabajamos.

¿Cree que el 2018 será el año de la reculada del secesionismo?

Nos adentramos, como dijo Joaquim Coll en uno de sus artículos, en la Cataluña surrealista. Estoy convencido de que los independentistas querrán hacer presidente de la Generalitat a Carles Puigdemont y que nos veremos inmersos en un escenario de fricciones, de tiras y aflojas, entre la futura Generalitat y el Gobierno de España. Vienen tiempos difíciles. No obstante, existen determinados inputs positivos. El pasado 21-D ganó las elecciones un partido no nacionalista, lo cual hace que el discurso de “un sol poble” pierda fuerza; el proyecto de Tabarnia les ha ridiculizado y ha colocado al independentismo delante de un espejo; se ha demostrado que por la vía unilateral y el chantaje no van a lograr sus pretensiones; y, finalmente, ha quedado en evidencia que la independencia no seduce ni a las empresas ni a los actores internacionales. Teniendo en cuenta lo anterior, podemos empezar a trabajar y a tejer un proyecto ilusionante que nos lleve a recuperar el “seny”, nos reconcilie y haga posible una buena convivencia entre catalanes y españoles.

 ¿Qué le pide al 2018?

Activismo. Deseo que mantengamos a la sociedad civil motivada, como vimos en octubre. No podemos defender a nuestro país desde el sofá de casa. Hay que aceptar que, en determinados momentos, todos y cada uno de nosotros somos piezas fundamentales en la viabilidad de este proyecto compartido que se llama España. Es por esto por lo que al 2018 le pido que nos traiga, a todos y cada uno de nosotros, fuerza para seguir luchando por nuestros derechos y libertades. Debemos hacerlo por los que antes que nosotros se dejaron la piel para lograr todo lo que a día de hoy estamos disfrutando. Por nuestros abuelos, padres e hijos.

Por cierto, os deseo felices fiestas y un próspero año nuevo.

 

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo