José Rosiñol: “No vamos a permitir que se nos trate como a catalanes de segunda por no ser separatistas”

Societat Civil Catalana ha recibido este lunes el Premio a la Convivencia Manuel Broseta que cada año concede la Fundación Manuel Broseta. El acto ha estado presidido por el presidente de la fundación, Rafael Ferrando Giner; el hermano de Manuel Broseta, Bruno Broseta; y el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, que ha entregado el premio al presidente de la entidad, José Rosiñol.

En su discurso, el presidente de la asociación ha agradecido a la Fundación Manuel Broseta que haya decidido conceder este premio a Societat Civil Catalana. Rosiñol ha asegurado que este reconocimiento simboliza “el trabajo realizado por la entidad desde su fundación en el año 2014 hasta hoy y un enorme impulso para seguir desempeñando nuestra tarea”.

El presidente de Societat Civil Catalana ha dejado claro que la situación política, social y económica en Cataluña es “dramática” y ha lamentado que la fractura “sin precedentes” que ha generado el proceso secesionista esté provocando que haya “familias o amigos de toda la vida que no se hablan por discrepancias en relación a esta cuestión”. Ante esta realidad, Rosiñol ha explicado que la entidad va a seguir trabajando para solucionar este conflicto y en relación a esta cuestión ha querido puntualizar que Societat Civil Catalana “respeta que haya ciudadanos en Cataluña que quieran la democracia, pero lo que no va a tolerar nunca es que se actúe al margen de la ley”.

En este sentido, ha reiterado que la entidad cree en “el diálogo leal como herramienta para la perfectibilidad de la democracia” y que, por este motivo, “siempre hemos condenado el fascismo y cualquier otro tipo de movimiento o comportamiento antidemocrático”.

José Rosiñol también ha señalado que ha llegado el momento de iniciar una nueva etapa en Cataluña en la que reine “la concordia, la convivencia y el seny”, y en la que el nuevo gobierno catalán “trabaje para todos los catalanes. No vamos a permitir que se nos trate como a catalanes de segunda por el hecho de no ser separatistas”, ha asegurado.

Además, ha destacado que Societat Civil Catalana va a seguir trabajando para evitar que “la hoja de ruta separatista siga dejando en la cuneta a trabajadores autónomos y asalariados”.

Por otro lado, además de sentirse muy honrado porque la Fundación Manuel Broseta haya decidido premiar a Societat Civil Catalana, Rosiñol también ha valorado de forma muy positiva el hecho de haber recibido el premio en el Palau de la Generalitat Valenciana por parte del presidente de la misma comunidad, Ximo Puig. Un hecho que demuestra que “toda España en general y la Comunidad Valenciana en particular está muy sensibilizada con la situación que se vive en Cataluña” y ha recordado que “no es sólo un conflicto entre catalanes, sino que también afecta al conjunto de los españoles”.

Por último ha expresado su agradecimiento a todos los colaboradores de la entidad, a los presidentes, vicepresidentes y a todos los miembros de la Junta Directiva y a todos los representantes del mundo político, social y económico que apoyan a Societat Civil Catalana. Justo antes de acabar, Rosiñol ha querido dejar claro que “pese a que la entidad no quiere generar más tensión social, no dudará en volver a salir a la calle en el momento en el que se produzca alguna acción o declaración que vaya en contra de la legalidad vigente para reclamar: respeto a la Constitución y al Estatut de Catalunya”.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo