Hay esperanza

Hay una casta de activistas ‘VIP’ separatistas que llevan años predicando por toda Cataluña la necesidad de romper los lazos con el resto de españoles. Unos, como Llach, de manera más suave y generalmente sin caer en excesos, otros con discursos que rayaban en el delirio. Las tesis, las de siempre. Que España es una democracia de baja intensidad que oprime los anhelos de libertad del pueblo catalán. Que España saquea a Cataluña el dinero que necesita para progresar económicamente y garantizar el bienestar de las nuevas generaciones. Que España no comprende ni tolera la diferencia cultural que supone el tener una lengua tan rica como el catalán.

A los secesionistas no les importa que la mayoría de los catalanes se sientan españoles. Ni que la lengua catalana, gracias a las instituciones creadas por la Constitución del 78, tenga en Cataluña un reconocimiento público y un apoyo excepcional en el ámbito educativo, empresarial, comunicativo y cultural. Ni que los mecanismos de solidaridad interterritorial sean los mismos que existen en cualquier democracia avanzada. Ni que Cataluña es rica, sobre todo, por el trabajo de millones de ciudadanos provenientes del resto de España en las fábricas de Barcelona y otras localidades de esta comunidad autónoma.

Para intentar convencer a los ciudadanos no han dudado en falsear la historia y retorcer los datos. Y han creado un aparato propagandístico que comienza en las guarderías y en las escuelas de primaria y acaba en los comedores de todos los hogares catalanes, gracias a los medios de comunicación públicos y privados-subvencionados que no dudan en poner a sus periodistas al servicio de la causa de la secesión. Pero a pesar de sus esfuerzos durante más de tres décadas siguen sin ser mayoría. La ‘consulta’ del 9-N demostró que los secesionistas, incluso haciendo trampas al solitario ampliando el ‘censo’ a colectivos que en unas elecciones no tienen derecho a voto, no son suficientes para imponer una separación de Cataluña por las bravas. Hay esperanza.


Si quiere colaborar para que elCatalán.es sea un diario digital que defienda a la Cataluña real, aquí tiene la información de la campaña de crowdfunding.


‘Equidistantes exquisitos’ es el último libro de Antonio Robles, un ensayo que constituye, en palabras del economista Félix Ovejero, “un inventario del paisaje humano que allanó el camino a la locura nacionalista”. Cuenta con un prólogo del dramaturgo Albert Boadella. El PVP del libro es de 17 euros. Si desean pagar por tarjeta o paypal pueden hacerlo en este enlace del módulo de pago. Sigan los siguientes pasos: Pongan en el recuadro en blanco ("donaré”) el importe correspondiente al número de ejemplares que deseen (17 euros, si quieren uno; 34 euros, si quieren dos, y así sucesivamente). Pongan solo el número, no pongan la palabra “euros”. Sin añadir nada más hagan clic en el botón "donar". A continuación, le saldrá otra pantalla en la que le pedirán datos y pongan en el recuadro "información adicional" la siguiente información: "Libro Robles" y su dirección, código postal y un correo electrónico válido. Ha de escoger si quiere pagar por tarjeta de crédito o por paypal. Y luego dele a "realizar el pedido". Otra forma de adquirir el libro es escribiendo un correo a [email protected] y se les informará de otras formas de pago. El libro tardará unos 15 días, debido a la reducción del servicio de Correos. Si tienen dudas escriban al correo antes indicado.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo