España en la encrucijada

La España que queremos y amamos esta en peligro y tenemos la obligación de conjurarlo. Los enemigos de nuestra democracia y del pacto de concordia constitucional de 1978 están al acecho.

Y no son sólo los independentistas de todo pelaje, catalanes, españoles y extranjeros, sino el sanchismo obsesionado con el poder, la fútil vanidad o el narcisismo más chabacano.
Pedro Sánchez tiene un acuerdo secreto, oculto, bajo cuerda, con Carles Puigdemont y lo activará la misma noche electoral si los números le dan para seguir en la Moncloa.

No hay más, ese es su proyecto de España, una copia, un plagio, una reedición del funesto programa que Zapatero aplicó y que tanto daño y secuelas nos ha dejado.

Sólo nosotros, el Partido Popular, está en condiciones ciertas de impedirlo si los españoles actúan con inteligencia, sentido del deber y responsabilidad, cuando el próximo 28 de abril vayan a depositar su voto en la urna.

Nuestra querida Cataluña sigue languideciente, sumida en el desconcierto y la inseguridad, por culpa de unos presuntos catalanes que decidieron tirarlo todo por la borda, destrozando nuestra convivencia y despreciando nuestro profundo civismo democrático.
Y así continuamos, malviviendo bajo un golpe al Estado permanente que se asemeja a una partida de mus en la que ellos siempre “envidan” más, suben la apuesta, para seguir en la estrategia del “cuanto peor mejor”.

Que nadie se equivoque, mientras el separatismo no sea arrinconado democráticamente en las urnas los españoles no tendremos la tranquilidad necesaria para centrarnos en lo importante, resolver los problemas de los ciudadanos.

Y tenemos una grandísima oportunidad si por encima de filias y fobias anteponemos el interés general al ego personal o a la revancha puntual por decisiones no compartidas.

Ni Ciudadanos ni VOX pueden reprocharnos tanto como para no ser capaces de ver que, en Gerona, respaldar nuestra candidatura es hacer más fuerte al constitucionalismo frente al adversario separatista y populista.

Es ampliar la base, reforzar los cimientos, para levantar el sólido edificio de la España futura unida indisolublemente a la Constitución por lazos de afecto, de solidaridad, de igualdad y libertad entre todos los españoles.

Yo siempre he dicho que estoy aquí por eso, porque creo firmemente que sólo en una España unida y diversa las aspiraciones legítimas de nuestros compatriotas pueden verse realizadas.

No creo en la uniformidad ni en el adocenamiento, al contrario, defiendo la libertad personal, la singularidad, la diferencia concebida como riqueza del ser humano que nos hace distintos y originales y que resulta capaz de diseñar un proyecto común ganador. Con ese sumatorio de compatriotas ligados por un sentimiento común de pertenencia a un pasado compartido.

Eso es España, sus tradiciones, nuestras victorias, nuestras derrotas, nuestras luces, nuestras sombras. Un empecinado deseo de convivir juntos frente a un equivocado afán de fracturar nuestra sociedad.

Y sólo hay un camino a recorrer para lograr nuestro propósito, derrotar democráticamente a los insolidarios, desafectos y malhadados con los que nos hemos de enfrentar en las urnas.

Jordi Pujol, Artur Mas, Carles Puigdemont, Quim Torra, han sido y son la causa de nuestro malvivir y Zapatero, Sánchez, Montilla e Iceta los facilitadores de nuestro malestar.

Por eso los socialistas leales, si es que alguno queda, deben reflexionar sobre la hoja de ruta diseñada en Pedralbes. Relator y mesas de partidos para dinamitar la Constitución, mediante la amputación de la soberanía nacional de todos los españoles.

El plan está trazado aunque se esconda, la trama está urdida aunque la oculten sólo es cuestión de tiempo si no lo impedimos por las urnas.

Hay mucho trabajo por hacer, el más arduo y duradero es la educación y formación de nuestros jóvenes en Cataluña. El adoctrinamiento es el principal mal que arrostramos. La marginación del castellano el mejor instrumento para separar.

El poeta de la Generación del 27 y Nobel de Literatura, Vicente Aleixandre decía que él se posicionaría en contra de que toda la enseñanza en Cataluña se dé en catalán.
Una decisión que podría llevar a la desmembración lingüística y que desplazaría al castellano.

Proseguía … Los catalanes no se contentarán con publicar sus libros en catalán, lo que es enteramente justo, sino que en una nueva etapa, cuando llegue, si es que llega la democracia, querrán que toda la enseñanza en Cataluña se dé en catalán, y el castellano quede completamente desplazado, y se estudie solo como un idioma más, como el francés.

Ahí reside nuestro error histórico, en haber transigido con una imposición destinada a edificar Cataluña como nación, con la lengua como instrumento de separación y ruptura en lugar de vehículo de comunicación, creación de puentes y riqueza cultural.

Mientras esta deriva de más de un siglo no sea corregida, el problema de la “conllevancia” de Ortega será el problema de la “convivencia”, mucho más grave porque sin paz social ningún país tiene futuro prometedor.

Hay que arremangarse, hay que fajarse, hay que hacer pedagogía para terminar con la espiral del odio atizado por una Generalitat de Cataluña, que en manos de los hiperventilados del proceso, ha venido siendo una Administración deshonesta al servicio únicamente de sus correligionarios.

Se han llevado los cargos, han practicado el nepotismo más desvergonzado, han cometido delitos, han perturbado la paz, han insultado a muchos ciudadanos y han hecho de la deslealtad su seña de identidad.

El 28 de abril esta pesadilla tiene que concluir por el bien de España y de los españoles.

Sergio Santamaría encabeza la lista del PP por la provincia de Gerona en las elecciones generales


En ‘Barcelona es España’ Josep Bou repasa su vida y sus ideas para la ciudad de Barcelona. El autor es el director de elCatalán.es, Sergio Fidalgo. Los interesados en adquirir este libro lo pueden comprar en este enlace de Amazon.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.