El sermón dominical. Usted puede salvar España. Dámaso. Pardo. Torra. De semana triunfal a semana de mierda

“Me defino como populista, porque para mí tan importante es el espanyolista de a pie, que el del pedigrí. Cuando me preguntaban qué méritos tenía para ser presidente del club, contestaba que tener un carnet desde siempre; primero me lo pagó mi padre, hasta que pude hacerlo yo”.

Julio Pardo en el local de la GPE Manigua, durante la presentación del número 14 de la revista 23 perico

“No me llamo Oliveras de la Riva, ni tengo un tío que fue presidente, ni un abuelo que estuviera en una gestora. A mí me llamaban «l’enfant terrible» del cinco estrellas, porque con los cuatro duros que tenía me compré una localidad allí. Antes estuve en tribuna, y al principio de pie, como todo hijo de vecino. Era la persona que más han reñido en la zona noble, por mis improperios y por subirme a la silla a lanzar lindezas al árbitro o al contrario”.

Sirvan estas palabras de Julio Pardo en el libro ‘Conversaciones con Julio Pardo’ (Ed. 23 perico), que publiqué hace siete años, como homenaje a un perico total. A un amigo. A un buen tipo. A un excelente conversador. Y a un catalán que amaba su tierra, Cataluña, y su país, España.

Julio estaba muy preocupado por la deriva secesionista, y aunque hacía meses que no nos veíamos, por Facebook o whatsapp comentábamos las ocurrencias de los partidos separatistas. Por no decir las locuras. Ya no tendrá que sufrirlas desde la vida terrenal, y le echaremos mucho de menos.

Fue uno de los protagonistas del libro ‘Me gusta Catalunya, me gusta España’, en la que treinta catalanes no secesionistas daban su visión sobre el ‘procés’, y fue uno de los participantes de la presentación que hicimos en la Casa de Madrid en Barcelona. No solo eramos amigos, siempre que le pedí ayuda, ahí estaba.

Y es que esta semana ha sido rara para mí. La presentación de mi último libro, ‘Usted puede salvar España’, en Madrid fue un éxito. Abarrotamos en Centro Cultural Blanquerna y este organismo, por problemas de seguridad, dejó a gente en la calle.

Las intervenciones de Gloria Lomana, Josep Ramon Bosch, Jordi Cañas, Juan Carlos Girauta, David Pérez, Concepció Veray, Ángel Mazo, Joaquín Tamames, Jordi Roca y Carlos Aragonés fueron magníficas.

La respuesta de la prensa madrileña fue más que buena. Y la colaboración de Blanquerna fue total. Debería haber sido una gran semana.

Pero se nos ha ido Julio Pardo. Y también el padre Dámaso, Dámaso Ruiz Tintoré, ‘Dámaso perico’, otro viejo amigo de andanzas blanquiazules.

Ambos querían al RCD Espanyol con toda su alma. También compartían la alegría de vivir, ser dos grandes tipos y dos personas con las que daba gusto charlar.

La semana había pasado, para mí, de triunfal a agridulce. Y con la designación del supremacista Quim Torra, porque no se le puede definir de otra forma tras leer su vertedero de opiniones, como candidato a la presidencia de la Generalitat se ha convertido en una semana de mierda.

Y tras escuchar sus discursos, y los de los partidos secesionistas, durante la investidura, se ha convertido en un semana de pesadilla. La que están haciendo vivir a todos los catalanes con su odio, su exclusión y su sentimiento de superioridad hacia los catalanes que no somos separatistas.

Solo queda brindar por la memoria de Julio y Dámaso. Dentro del dolor que muchos sentimos, al menos se han librado de escuchar tantas sandeces.


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en la web de El Corte Inglés y en la tienda on line de La Casa del Libro. Y ‘La hija de la africana’, de Pau Guix, en este enlace de la tienda de El Corte Inglés.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo