El guiñol secesionista: el terrible atentado en el Palau contra la vida de Quim Torra (1)

(Lavabo de discapacitados del Palau de la Generalitat. Hay una mesa de escritorio en medio de la estancia. La taza del wáter hace de silla, y en la barra lateral para apoyarse, que está izada, hay una estelada. El espejo ha sido sustituido por un póster de Carles Puigdemont vestido de Superman con barretina y una capa con el escudo de la Generalitat. Se abre la puerta y entra Quim Torra acompañado de Elsa Artadi. Cierran la puerta)

Torra – Entra, entra, que verás el pisito.

Artadi – Veo que te has tomado en serio lo de no ocupar el despacho del presidente. Aunque te recomiendo que uses Pato WC, que huele a pis que asusta. El desinfectante ‘1714, la limpieza de un pueblo’ es como aguachirri. A saber con qué lo fabricarán.

Torra – La palabra del presidente en el exilio es ley. Me ha dicho que monte mi despacho en el lavabo, pues al lavabo. ¡Visca Catalunya Lliure! ¡Fuera Tabarnia y sus bestias salvajes! ¡Y viva los productos de limpieza que recomienda la ANC, afectos a la causa de la República!

Artadi – Claro que sí, guapi.

Torra – Por cierto, no entendí porque no aceptaste el encargo del presidente en el exilio de ser su vicaria en la Cataluña interior. Es un honor que ningún catalán de bien puede rechazar.

Artadi – A ti te ha dado el WC de discapacitados como despacho que al menos es amplio, pero a mí me ofreció un lavabo de los sótanos, de esos que solo tienen un agujero en el suelo.

Torra – ¡Cataluña nos puede exigir los máximos sacrificios!

Artadi – Ya, pero es que vi salir del agujero un tentáculo gigantesco de muy mal aspecto. Creo que otra fábrica bendecida por la ANC tiene en los sótanos del Palau una envasadora de ‘pulpo al ajillo extra de luxe gourmet’.

Torra – ¡Pues ya tardo en encargar diez mil cajas para el catering del próximo Sant Jordi!

Artadi – Lástima, ese día tendré que inaugurar la Olimpiada de Macramé en L’Alguer. Ya sabes, hay que internacionalizar el conflicto. Me perderé ese plato tan delicioso.

Torra – No te preocupes, ya te guardaré un táper.

Artadi – Mejor lo reservas para Comín. Que seguro que echará de menos los productos de la tierra.

Torra – Me emociona tu solidaridad.

Artadi – Claro que sí, guapi. Por cierto, ¿y ese póster?

Torra – Nuestro presidente. ¿Por qué te sorprende?

Artadi – Pero es que va disfrazado de…

Torra – Superman. Es un montaje de Puigneró. Gracias a esta fina labor de diseño Puigdemont quedó convencido de sus habilidades tecnológícas y se ganó la consejería.

Artadi(por lo bajini) Así que fue por eso… ya me extrañaba.

Torra – ¿Qué dices?

Artadi – Nada, nada, que nuestro presidente en el exilio es un lince. Siempre da en la diana.

Torra – ¡Exacto!

(Se escuchan como llaman a la puerta. Torra la abre)

Discapacitado – Permiso presidente. Que uno tiene un apretón.

Torra – No se preocupe, adelante, está en su casa. ¿Necesita ayuda?

Discapacitado – No hace falta, gracias al póster ese iré rápido.

Torra(con tono indignado) ¿Qué quiere decir?

Discapacitado – (viendo que ha metido la pata) Solo quería decir que el dolor que me causa ver la foto de nuestro presidente en el exilio facilitará mi vaciado instestinal por la angustia causada.

Torra – ¡Perfecto! Veo que es usted un patriota. ¡Visca Catalunya lliure! ¡Visca nuestro presidente en el exilio!

Discapacitado – Visca, visca, pero le ruego que salgan, que tengo un apretón…

(Salen Torra y Artadi)

Torra – Sabes Elsa, tengo la sensación de estar rodeado de traidores, de bestias con forma humana que hablan dialectos extraños y que solo buscan acabar con el sueño republicano del Pueblo Elegido, el Pueblo Catalán. Ese discapacitado mismo es altamente sospechoso.

Artadi – ¿Por su comentario? Ha dado una explicación razonable.

Torra – No es por eso. Soy muy observador y astuto. Y en su silla de ruedas no había la matrícula con el CAT. Sospechoso, muy sospechoso. Estamos sitiados por los quintacolumnistas.

(Se acerca un ujier)

Ujier – Señor presidente vicario, su tentempié de media tarde (le entrega un bocadillo de un metro envuelto en una estelada).

Torra – ¿Será de pura longaniza republicana, fabricada con cerdos de la Cataluña Republicana y sacrificados según el rito de la Cataluña Catalana, con poemas de Miquel Marti i Pol recitados por Lluís Llach de música de fondo en el matadero?

Ujier – Por supuesto. No entra otro embutido en las cocinas del Palau.

Torra – ¡Hagamos los honores! Elsa, ¿quieres probar este manjar, incluido en la lista de la ANC de productos republicanos y catalanes?

Artadi – Te lo agradezco, pero tengo una cena esta noche en el casal catalán de Groenlandia y tengo que dejar hueco.

Torra – Muy viajera te veo. ¿Pero llegarás para la cena a Groenlandia?

Artadi – Nada es imposible en la Cataluña republicana.

Torra – ¡Esa es la actitud! Con tu permiso, y por Puigdemont, voy a hacer los honores a este bocadillo.

(Lo devora en dos minutos)

Torra – (con la cara descompuesta) No me ha sentado nada bien, no lo entiendo, un producto recomendado por la ANC, ¿qué ha podido pasar?

(El ujier se quita la casaca y aparece una camiseta de ‘Embutidos Pig Demont. Lo mejor del cerdo andaluz)

Torra – Traidor… me has dado embutidos españoles… y Pig Demont, esa marca demoníaca que ha ofendido a nuestro presidente.

Ujier – ¡Nuestros embutidos son para gente con criterio! A los esaboríos les da alergia, porque no saben lo que es la alegría de vivir.

Torra – (con voz agonizante) Elsa, llama a las Enfermeras por la Independencia. Que manden al CDR del Hospital Clínico a rescatarme…

(Torra se desmaya)

Continuará…

Logotipo de embutidos Pig Demont (marca real de embutidos andaluces)

Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon, en la web de El Corte Inglés y en la tienda on line de La Casa del Libro. Y ‘El hijo de la africana’, de Pau Guix, en este enlace de la tienda de El Corte Inglés.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo