¿Que debería hacer Rajoy para evitar que se celebre la consulta ilegal?

Carles Puigdemont y Mariano Rajoy

La Generalitat está en la fase final de su desafío secesionista. Se acerca la fecha límite que ha escogido para el choque de trenes tras ir quemando etapas para la celebración de lo que ellos denominan ‘referéndum’. elCatalán.es ha querido plantear a diversos comunicadores de medios de ámbito nacional la siguiente pregunta: ¿Que debería hacer el gobierno de Mariano Rajoy para evitar que se celebre la consulta ilegal que promueve Carles Puigdemont Puigdemont para el 1 de octubre?

Gloria Lomana, columnista de El País y colaboradora de ‘Herrera en Cope‘, tiene claro que Mariano Rajoy debería “aplicar la Constitución en los términos que sean necesarios, habida cuenta que dialogar con quien coacciona es imposible. Pero sin caer en provocaciones. Nada satisfaría más al independentismo que darle argumentos para el victimismo, que es lo que están buscando. Solo pueden salir ‘dignamente’ de su derrota encontrando un culpable. Hasta ahora señalaron al PP como la bestia negra, pero eso ya no cuela”.

Cristina López Schlichting, directora del programa ‘Fin de semana‘ de la cadena COPE, está convencida que “la ley tiene también sus resortes propios de defensa. No se permitirá la compra de urnas para votar ilegalmente ni su instalación. Las personas implicadas serán inhabilitadas. Habrá multas para quienes incumplan. Lo normal y vigente para todos los españoles”.

Luis del Pino, director de ‘Sin complejos’ en Esradio, apuesta por “aplicar el artículo 155, recabar temporalmente para el Estado todas las competencias autonómicas, intervenir las cuentas de la Generalidad y asumir directamente el control de todos los funcionarios autonómicos”.

Isabel San Sebastián, colaboradora en diversos programas de Esradio, entre ellos el ya citado de Luis del Pino, cree que la respuesta que debería dar Mariano Rajoy es “muy sencilla: todo lo que sea necesario con la ley en la mano. Él tiene a su disposición la Fiscalía y la Abogacía del Estado. Él ha de buscar el modo de impedirlo. Debería haberlo encontrado hace tiempo y no haber permitido que el desafío llegara tan lejos”.

Alfredo Urdaci, hasta anteayer responsable de informativos de 13tv, defiende que “fracasado el diálogo solo queda la ley: responder con la ley a todo paso que conduzca a una acción ilegal que no tiene legitimidad porque ni hay mandato popular para hacerlo ni hay mayoría que lo pudiera sustentar. Así que solo queda la ley, la misma ley que se aplicaría a un grupo de amotinados que quisieran fundar el cantón de Cartagena”.

Xavier Horcajo, co-presentador de ‘El Barómetro‘ en Radio Intereconomía da cuatro consejos a Mariano Rajoy: “Primero, trasladar el Gobierno temporalmente a Barcelona. Segundo, poner los mass media públicos a hacer pedagogía constitucional (EFE, RNE y TVE). Tercero, impedir presiones a funcionarios, especialmente judiciales. Cuarto, cambiar al Delegado del Gobierno y poner a alguien que se preocupe por garantizar las libertades de los catalanes (impugnar el CAC, evitar las “romerías” al TSJC, hacer cumplir las sentencias lingüísticas, imponer libertades para rotular comercios…).

Rafael Núñez, periodista de La Gaceta, apuesta por una ley específica: “En 2003 se introdujeron tres artículos del Código Penal que preveían castigar incluso con hasta cinco años de prisión la convocatoria de un referéndum. Zapatero retiró la ley. Podría recuperarse algo parecido, si bien no en los mismos términos. La pena podría ser, por ejemplo, la inhabilitación permanente para la actividad pública del político en concreto. Eso podría disuadir a los líderes separatistas”.

Pero amplia la mirada y también sugiere otras medidas: “Sea como fuere, ninguna acción judicial concreta y puntual frenará el auge del independentismo. El proyecto para revertir la situación debería concebirse a largo plazo e incluir una amplísima batería de medidas culturales, mediáticas, políticas, propagandísticas, educativas, administrativas y sociológicas”.

Jesús Cacho, editor de Vozpópuli, directamente prefiere opinar sobre el nuevo proyecto de ‘constitución’ secesionista: “Lo del segundo borrador sobre la Republica Independiente de Cataluña es de aurora boreal; esta gente ha perdido definitivamente el oremus”.

José Manuel Puebla, humorista gráfico de ABC y La Verdad, pone el énfasis en la suspensión de competencias: “La Comunidad Autónoma de Cataluña lleva practicando sobradamente la irresponsabilidad y la deslealtad al Estado, como para aplicarle el artículo 155 de la Constitución. Personalmente a mí me daría igual que sea eso mismo lo que los independentistas esperan, y por tanto exaltarían más su espíritu victimista, pues con más razón, sin sorpresas para unos y otros. Han sembrado odio, pero quieren/exigen recoger comprensión”.

“Sin embargo, es de sobra conocido que este Presidente del Gobierno ha ganado más pulsos por su capacidad de aguante, que por sus acciones contundentes. Y según dice Pedro Sánchez, Rajoy le aseguró que no se usará ese comodín, lo que significa que después del referéndum, seguirá está situación manteniéndose mediante otras acciones de los independentistas, perdieeeeeendo el tiempo (son expertos) y malversando dinero público para más propaganda, y para seguir atentando contra las libertades, y perseguir a catalanes que se sienten españoles”.

“De todos los casos de corrupción por comunidades, esta me parece la más grave, ¿o no es corrupción también detraer recursos para creando sus redes clientelares que promulguen la supremacía sobre tus vecinos, que se exalten prejuicios? No sé qué más hace falta para suspender las competencias a estos incompetentes, pero yo no soy Presidente del Gobierno”.


Si quiere colaborar para que elCatalán.es sea un diario digital que defienda a la Cataluña real, aquí tiene la información de la campaña de crowdfunding.

 

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo