Daniel Gascón: “Entre independencia y democracia, los nacionalistas eligieron independencia”

Foto: Antón Castro

El escritor y editor responsable de Letras Libres España, Daniel Gascón (Zaragoza, 1981), acaba de publicar El golpe posmoderno: 15 lecciones para el futuro de la democracia (Debate), un instructivo ensayo en el que desarma pieza a pieza el proceso catalán, cuyos rasgos principales estima propios de la posmodernidad.

¿Por qué el procés ha sido un “golpe posmoderno”?

Una de las razones es que ha sido un golpe a cámara lenta. Aún así, su punto culminante tiene lugar el 6 y 7 de septiembre. Por un lado, lo ocurrido esos días se ajusta a la definición clásica de golpe de Estado. Éste, según Kelsen, es la sustitución de un orden legal por otro nuevo de forma ilegítima. Sin embargo, resulta posmoderno el papel de la violencia, que no es explícita sino implícita. Es más, no la cometes tú, sino que esperas a que lo haga el otro para deslegitimarlo.

También es posmoderna la naturaleza anfibia del procés: si funciona, es imparable; si no, siempre se puede negar y asegurar que solo fue un acto expresivo. Igualmente ambigua fue la declaración de independencia, que no se sabía si se había producido o no. Otros rasgos novedosos fueron que se tratase un autogolpe, ejecutado desde el Estado contra el Estado, así como que no hiciera falta tomar los medios de comunicación porque ya estaban bajo control.

Sostiene que es muy difícil defender el secesionismo desde una posición de izquierdas.

Los datos demuestran una fractura económica y etnolingüística: los catalanes con más recursos, de origen autóctono, son más proclives a la secesión que los menos favorecidos, con padres nacidos fuera de Cataluña. Es decir, que son los ricos los que quieren separarse de los pobres. Esta realidad, junto al rechazo a la redistribución mostrada por los nacionalistas, es poco compatible con los ideales de izquierda. Tampoco lo es la negación del pluralismo que ha caracterizado al procés. En cuanto a que el 47% imponga su proyecto al resto de la población, representa una vulneración democrática que va más allá del esquema izquierda–derecha.

En cualquier caso, en España el nacionalismo periférico se asocia al progresismo por su pasado antifranquista. A pesar de que partidos como el PNV o Convergència fueran democristianos, y que parte de su ideario resultase inquietante.

En el libro afirma que el “nacionalismo catalán ha sido el experimento populista más exitoso de la España democrática”. ¿A qué ha debido su éxito?

En primer lugar, como señala Jordi Amat, al humus nacionalista construido por décadas de pujolismo. También al momento populista, que el secesionismo aprovecha con inteligencia. Luego, se aprecian muchos ingredientes populistas: la dialéctica amigo/enemigo, la reivindicación del pueblo y de los plebiscitos, la voluntad de inmediatez, la búsqueda de un enemigo externo, etc. Otra característica es el uso de palabras que son casi metáforas: “democracia” es un palabra difícil de definir pero de la que todo el mundo está a favor.

Por otra parte, el populismo, como indican los politólogos, es sobre todo un estilo. Es una ideología delgada que puede colocarse sobre cualquier cosa. En este caso, se coloca sobre un nacionalismo de tradición decimonónica, una mitología que ensalza la lengua y un pasado medieval glorioso. Lo cual me recuerda al título de un disco de Leonard Cohen: Nueva piel para la vieja ceremonia.

Pese al triunfo de Ciudadanos en las elecciones catalanas, el nacionalismo ha seguido hablando de un “sol poble”. ¿Cómo lo explica?

Recientemente, Campuzano, del PDeCat, tachó a Ciudadanos de etnicista. Es decir, un partido que ha otorgado el poder a un etnicista real califica así a una formación que no lo es. Y es que la capacidad del nacionalismo de no ver la realidad es asombrosa. Con la actual composición del Parlament, ¿cómo siguen sin ver a la mitad de los catalanes? Esta imposibilidad no está reñida con la inteligencia. Ciertos estudios demuestran que las personas con mayor instrucción pueden ser menos receptivas a los hechos que otras. Esto se debe a su facilidad para encontrar explicaciones que les reafirmen en sus creencias.

Por lo demás, yo creo en las buenas intenciones de muchos secesionistas: es un movimiento con una gran carga sentimental, que sufre mucho con la suerte de los que consideran “presos políticos”. El problema es que esa gran sensibilidad solo la muestran en una dirección. Y, a veces, acompañada de una gran inflamación retórica contra el otro. Esto no es privativo del independentismo. Suele ocurrir en los movimientos de carácter emocional.

¿Y cómo es posible qué un líder abiertamente supremacista haya sido investido presidente de la Generalitat?

Por el populismo del que hablábamos. Supuestamente, nos encontramos en un momento excepcional que legitima cualquier comportamiento. Así, personas que se creen muy antirracistas respaldan que gobierne un racista. Cuando solo tienes un objetivo, en este caso la identidad, ese objetivo lo vuelve todo lícito. Es un absolutismo mental muy peligroso que te impide ver con claridad. Al final, entre independencia y democracia, las fuerzas nacionalistas han elegido independencia.

El partido de Albert Rivera define su plataforma España Ciudadana como “patriotismo cívico”. Para otros, sin embargo, ésta alienta el “nacionalismo español”. ¿Quién tiene razón?

Yo, por temperamento, soy laico con respecto a los símbolos, no me entusiasman. Y el acto de Ciudadanos tenía un diseño poco afortunado, cutre. Aparte de eso, creo que el “patriotismo cívico” puede transformarse en algo peligroso. Me cuesta apreciar la diferencia entre patriotismo y nacionalismo. Es tan sutil como la que existe entre el erotismo y la pornografía. Imagino que patriotismo es cuando te expresas tú y nacionalismo cuando lo hacen los demás.

De todos modos, si los nacionalistas promueven políticas identitarias, es normal que surjan también en el otro lado. Además, si se respetan los sentimientos de un nacionalismo, deben respetarse también los del otro. ¿Dónde estaba toda esa gente que ahora se escandaliza cuando se enarbolaban otras banderas? Es curioso que solo clamen contra la bandera constitucional española, que, al fin y al cabo, no es un símbolo de ruptura: representa el marco de convivencia en el que cabemos todos.

Los comunes han rechazado retirar el lazo amarillo que cuelga del Ayuntamiento de Barcelona alegando que “representa el sentimiento del 80% de los barceloneses”. ¿Le parece legítimo que las instituciones exhiban este tipo de símbolos?

Me parece un poco frívolo y demagógico que las instituciones, en lugar de ser respetuosas con la legalidad, se apunten a la inflación sentimental. Se puede discutir la adecuación de la prisión preventiva, pero no tomar partido de esa manera a la par que te proclamas equidistante. No lo comparto. Yo creo que el independentismo es un opción legítima, siempre y cuando no adopte la vía unilateral o ilegal. Pero no entiendo a aquellos que, tal vez por cursilería o narcisismo moral, no apoyan el secesionismo pero se muestran cercanos a él.

Recientemente, el Parlamento Europeo ha recordado a la Generalitat que el castellano también debe ser lengua vehicular en la Educación. ¿Qué opinión le merece el sistema de inmersión en catalán?

Que olvida que la educación en castellano es un derecho constitucional y, como tal, sean muchos o pocos los que lo reclamen, ha de atenderse. Las familias que lo exigen tienen que librar una batalla que los convierte en héroes, y en democracia nadie debería verse obligado a serlo. Asimismo, se difunde en el exterior que el catalán está siendo perseguido cuando, en realidad, está siendo protegido. Los ciudadanos que lo tienen difícil son los que quieren estudiar en castellano. En este sentido, debe defenderse la pluralidad lingüística, que es uno de los valores que hacen atractiva a España.

De todas las lecciones que ha extraído de lo acontecido en Cataluña, ¿cuál es la más importante?

En primer lugar, que ciertos elementos del pasado que creíamos superados siguen muy presentes, como la creación de fronteras, el conflicto étnico o la posibilidad de la violencia. También, que esa falta de memoria conlleva una frivolidad que alienta el procés a la vez que lo aleja: funciona en las dos direcciones. Por último, es necesario alcanzar un acuerdo mínimo sobre las palabras con que designamos la realidad. Ahora mismo, constitucionalistas e independentistas vivimos en realidades paralelas en las que todo se interpreta de manera opuesta.

Por Óscar Benítez


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon, en la web de El Corte Inglés y en la tienda on line de La Casa del Libro. Y ‘El hijo de la africana’, de Pau Guix, en este enlace de la tienda de El Corte Inglés.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo