“Ada Colau no apoya ni defiende a su Guardia Urbana”. Entrevista a Joan Agulló, sindicalista policial

Joan Agulló es el portavoz del Sindicat Professional Policies Municipals de Catalunya, sección de la Guardia Urbana de Barcelona.

¿El gobierno de Ada Colau confía en la Guardia Urbana?

Ada Colau no apoya ni defiende a su Guardia Urbana. Muestra de ello es que, cuando un policía es agredido en el ejercicio de sus funciones, el Ayuntamiento no se presenta como acusación particular, pero si es al revés, que presuntamente el agente ha agredido a una persona, sí.

¿Ha perdido capacidad operativa la Urbana desde que Colau ha llegado a la alcaldía? ¿En qué aspectos?

Sí, ha perdido capacidad operativa. Cuando llegaron a la alcaldía había una provisión de convocatoria de agentes proyectada por el anterior gobierno de CiU y PP, que fue suspendida. El presente mandato de BCNenComú acabará con 59 guardias urbanos menos que cuando empezó.

Solo proyectan las convocatorias de nuevos agentes, en función de la tasa de reposición que calculan, siempre ajustada y a la baja. Se debería haber incrementado la plantilla en 500 agentes en su mandato, y 500 más en el próximo. Hay que tener en cuenta que en el año 1992 la plantilla era de 3.400 guardias urbanos y con la mitad de carga de trabajo. Actualmente somos 3.092.

¿Es Barcelona una ciudad más segura desde que Colau es alcaldesa? ¿Por qué?

No es una ciudad más segura. Eso lo ve todo el mundo, y los residentes de Barcelona más. Primero tendríamos que establecer qué es seguridad: si hay un accidente grave seguramente los medios e infraestructuras de Barcelona atenderán eficientemente dicha gravedad. Pero ante un hurto o un robo, no tiene medios para prevenirlo.

Arran destrozó la fachada de un periódico, Crónica Global; ha hecho pintadas en hoteles, pinchó las ruedas de un autobús… ¿Por qué siguen actuando en Barcelona impunemente?

En Barcelona hay diversos grupos, de diversas ideologías, desde la extrema izquierda a la extrema derecha, que han actuado impunemente. En ese sentido respecto a la vigilancia para prevenir estos hechos, mucho tiene que ver que no hay suficientes agentes ni de la Guardia Urbana ni de Mossos d’Esquadra en la vía pública.

¿Hay barra libre para la CUP en materia de seguridad para que Colau pueda contar de vez en cuando con sus votos?

La CUP, igual que Barcelona en Comú, siempre ha mostrado hostilidad hacia la autoridad, representada por las policías.

¿Cuál es el estado de ánimo entre los guardias urbanos que patrullan por las calles?

Nefasto, nos sentimos estresados, vulnerables en el ejercicio de nuestras funciones, mal pagados y con unas condiciones laborables por debajo de la media de Cataluña, y a años luz de la Policía Municipal de Madrid.

¿Se sienten los urbanos respaldados por su alcaldesa?

No, ya lo hemos comentado.

¿Tiene la Urbana el equipamiento que necesita? ¿Qué falta y qué sobra?

No, los 149 coches híbridos que han comprado, no son adecuados para nuestro trabajo. Los sindicatos nos opusimos a su compra, e hicieron oídos sordos. Tienen deficiencias en la ergonomía y en la seguridad, además de no ser adecuados para la función policial.

Nos faltan videocámaras unipersonales, hace un año que están en estudio. La síndica de greuges de Barcelona recomendó su utilización. Nos falta una taser, para no tener que emplear la fuerza física en la contención, con el riego hacia el guardia urbana y la persona objeto de la intervención que ello supone.

También sería necesario armas largas y chalecos con placa balística, que protejan de los calibres superiores al 38.

¿Cómo definiría la actitud de Colau en el caso Ciutat Morta?

Irresponsable para la persona que gobierna una ciudad como Barcelona y que es la máxima autoridad de la Guardia Urbana.

¿Creen los urbanos que miembros del equipo de Gobierno municipal, como Jaume Asens, se dedica a intentar socavar el prestigio del cuerpo? ¿Cómo?

El regidor Jaume Asens continúa con su política de aversión hacia la policía. No ha cambiado nada.

¿Que diferencia ha entre Xavier Trias y Ada Colau?

Todas. Si nos hubiera preguntado cuál es el parecido en sus políticas, le hubiéramos contestado que ninguno.

¿Cuál es el protocolo con los manteros que se instalan en el intercambiador de Plaza Catalunya?

La orden VA [venta ambulante] exige que se comunique a la sala de seguridad del Metro la intención de actuar, para que ellos detengan el tránsito del metro y nos autoricen la entrada, con el objeto de prevenir accidentes.

¿Qué protocolo tienen con las banderas secesionistas o lazos amarillos que se ponen en la vía pública?

Si hablamos de protocolo de actuación, no hay ninguno para esto.


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon, en la web de El Corte Inglés y en la tienda on line de La Casa del Libro. Y ‘El hijo de la africana’, de Pau Guix, en este enlace de la tienda de El Corte Inglés.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo