¿Tendrá coraje el PDeCAT para pedir perdón?

La antigua Convergencia pujolista está al borde del estallido a causa de la extrema radicalización que Carles Puigdemont ha aplicado a un proceso que comenzó Artur Mas, pero que se ha ido desbocando a medida que han pasado los meses. La penúltima voz discrepante no es una cualquiera en el PDeCAT, es la de Mercè Conesa, presidenta del Consejo Nacional de esta formación y alcaldesa de Sant Cugat, que apoyó las dudas que el ex consejero de Empresa, Jordi Baiget, planteó sobre la realización de la consulta ilegal.

Jordi Baiget planteó estas dudas en una entrevista periodística, los antisistema de la CUP pidieron su cabeza y Carles Puigdemont lo destituyó fulminantemente. La fractura dentro del propio PdeCAT motivó el “hasta los huevos” que Francesc Homs planteó en su cuenta de twitter, quejándose de que solo pagan los platos rotos del ‘procés’ los militantes y dirigentes de la antigua Convergencia.

Carles Puigdemont se está quedando sin el apoyo de su partido, basta recordar como a David Bonvehí, el número dos de la formación, le grabaron cuando presumía de estar buscando “un candidato autonomista” por si el proceso secesionista acababa mal y todos miraron hacia Santi Vila, el sustituto de Baiget en la consejería de Empresa.

Y la huida hacia adelante del presidente de la Generalitat, conculcando ley tras ley, no puede tener un buen final. La pregunta es si la dirección del PDeCAT tendrá el coraje suficiente para parar tanta locura, pedir perdón a los catalanes e intentar reconstruir una convivencia que ellos han dinamitado.

 

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo