Universidades por la Constitución

El pasado 15 de mayo, los miembros del PDI y PAS de la Universidad Autónoma de Barcelona recibimos un correo de la autodenominada plataforma “Universitats per la República”. En él se nos anunciaba la creación de un espacio aglutinador (“Universitats per la República”) en defensa de la realización de un “referendum” unilateral en Cataluña y, como correlato, de una “República Catalana Independent”. En la misiva, se adjuntaba el “Manifest d’Universitats per la República”, al tiempo que se nos pedía que lo apoyáramos con nuestra firma, para consolidar el proceso de independencia unilateral de Cataluña.

Ante el contenido y los objetivos tanto del correo como del manifiesto, un grupo de profesores de la UAB  que no comulgamos con estas ruedas de molino (referéndum unilateral y desprecio de la legalidad vigente) consideramos que no podemos responder a esta iniciativa con el “silencio del miedo y de la cobardía” (Abate Dinouart, dixit), que es el silencio del que calla cuando resulta imperativo hacer oír nuestra voz. En efecto, pensamos que violar la democracia en nombre de la democracia constituye una aberración intelectual que no puede quedar sin respuesta porque, como nos enseñó Hannah Arendt, los gobernantes y los ciudadanos debemos respetar el abcé del sistema democrático que se resume en que no hay democracia fuera de la ley.

Estas son las razones que nos han impulsado a redactar este correo y el manifiesto alternativo “Universidades por la Constitución” que te adjuntamos. Al modo de los caballeros medievales que se reunían alrededor del pendón en el fragor de las batallas, te invitamos a que te sumes a nuestra plataforma para respaldar el ordenamiento constitucional y te pedimos tu ayuda generosa para difundirlo entre tus colegas.

Manifiesto “Universidades por la Constitución”

La Constitución que aprobaron las Cortes y refrendaron los ciudadanos españoles, el 6 de diciembre de 1978, inauguró el período más largo de libertad, concordia y prosperidad de nuestra historia. Nuestra Constitución reconoce los derechos individuales y colectivos de los españoles, sin ningún tipo de discriminación; configura el funcionamiento de las instituciones donde están representados todos los españoles, con independencia de su lugar de residencia; y establece una razonable separación de poderes que ha ido afirmándose con el paso del tiempo. Gracias a ella, los españoles hemos podido convivir en libertad durante casi cuatro décadas sin que una de las dos Españas, a las que se refirió Antonio Machado, nos helara el corazón.

Frente a este Estado social y democrático de Derecho en el que “todos los ciudadanos y poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico”, los líderes de algunos partidos políticos de Cataluña (ERC, CDC-PDECat y CUP-CC) están utilizando su escuálida mayoría en las instituciones de autogobierno para saltarse a la torera el ordenamiento constitucional. Pretenden, empleando toda suerte de ardides y tretas inconfesables, imponer, por la vía de los hechos consumados, una república que liquide el pluralismo social y político y la división de poderes en Cataluña. En su perversa concepción de la democracia, estos partidos rechazan las normas aprobadas en aquellas instituciones del Estado donde ellos no tienen mayoría y desacatan las resoluciones de los Tribunales, contrarias a sus intereses partidistas.

La Constitución es el baluarte más importante con que cuenta la comunidad universitaria para defender la libertad de expresión y la libertad de cátedra así como la igualdad de oportunidades, amenazadas por la deriva secesionista en Cataluña. Desde hace años, los colectivos PAS y PDI recibimos todas las comunicaciones oficiales exclusivamente en catalán, y el catalán se nos impone, por defecto, como idioma del sistema operativo en los equipos informáticos adquiridos con fondos de nuestros proyectos de investigación. Algunas Universidades exigen el conocimiento del catalán para participar en los concursos, anteponiendo una lengua oficial (el catalán) a la otra (el castellano), e impidiendo a potenciales candidatos del resto de España participar en los mismos. Además, los órganos de gobierno universitarios han permitido, e incluso alentado, las acciones intimidatorias y violentas que desarrollan algunos sindicatos estudiantiles, correa de transmisión de los partidos secesionistas, para coartar la libertad de expresión. Recientemente, el “manifiesto a favor del catalán como lengua oficial única” –presentado con toda solemnidad en el paraninfo de la Universidad de Barcelona– establece como objetivo principal “restituir al catalán el estatus de lengua territorial de Cataluña”, algo que supondría erradicar completamente el castellano de las aulas universitarias.

La situación actual de los profesores, los investigadores y el personal administrativo que no compartimos el proyecto secesionista es ya harto incómoda, pero puede devenir crítica en los próximos meses si los partidos secesionistas aprueban la llamada “ley de transitoriedad jurídica” y proclaman la república catalana. Poca ayuda cabe esperar de los órganos de gobierno de las Universidades públicas, que se sumaron sumisamente al pacto por el derecho a decidir. Además, “el hombre de la estaca” (Lluis Llach) nos ha advertido que la Generalitat sancionará a los funcionarios díscolos que osemos desobedecer las “leyes republicanas”.

Ante estas imposiciones y amenazas barriobajeras, impropias de un estado democrático, los firmantes de este manifiesto reivindicamos la plena vigencia de nuestro ordenamiento constitucional –garante de las libertades, el pluralismo y la democracia en Cataluña y en el resto de España– y solicitamos el apoyo de toda la comunidad universitaria española en esta hora decisiva.

Plataforma “Universidades por la Constitución”

Clemente Polo Andrés, catedrático de Fundamentos del Análisis Económico (UAB)

Manuel Cabezas González, profesor Titular de Filología Francesa (UAB)

 

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo