Un fracaso de huelga

La huelga del miércoles se ha saldado con un rotundo fracaso, a pesar de la continua propaganda secesionista para convertirla en un acto de apoyo a los que ellos llaman “presos políticos”, cuando en España no hay “presos políticos”, sino “presos” mandados a la cárcel por un juez por presuntos delitos.

Los huelguistas solo han conseguido cierta incidencia por el corte de carreteras y de ferrocarriles, lo que demuestra la falta de respeto que tienen los secesionistas hacia las libertades de los demás. Porque una huelga se ha de seguir por convicción, no porque haya un piquete en medio de una autopista impidiendo el paso. Eso demuestra el escaso talante democrático de los convocantes de la protesta.

Pero ni aun así han conseguido su objetivo. Solo en el terreno de la enseñanza ha habido cierta incidencia de un paro que ha fracasado. La agitación secesionista no levanta cabeza porque la mayoría de la sociedad catalana entiende que los encarcelados lo son por la posible comisión de delitos, no por sus ideas.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo