TV3, punta de lanza de la exclusión

Los medios públicos, al ser sufragados con el dinero de todos, han de ser muy cuidadosos a la hora de marcar su línea editorial. En la España democrática se ha prodigado cierto sesgo por parte de todos los gobiernos, fueran centrales o autonómicos, a favor del Ejecutivo de turno, pero lo que hemos vivido en Cataluña desde 2012 es insuperable y ha batido todos los récords de manipulación y sectarismo.

La televisión de la Generalitat siempre ha sido una cadena con cierto talante nacionalista, pero actuaba con cierta discreción y, sobre todo, intentando disimular su sectarismo con contenidos homologables a los de los medios públicos de cualquier democracia europea. Pero con el “procés” ha perdido cualquier capacidad de disimulo. Desde su fundación fue un medio “catalanista”, entendiendo por “catalanista” la visión que Convergència i Unió, y en parte ERC, tienen de Cataluña. Gracias a la generosidad de las arcas públicas se ha convertido en el gran medio audiovisual de nuestra comunidad autónoma.

Ninguna otra televisión tiene su potencial ni sus medios. Como es bien sabido, TV3 y el resto de la corporación audiovisual autonómica catalana tiene más trabajadores en Cataluña que Mediaset o Atresmedia en toda España. Como no es la televisión de todos los catalanes, solo de unos cuantos, se ha hundido en los índices de audiencia. Siendo el gran medio audiovisual local de Cataluña, apenas sobrepasa el 10 %, y su reinado hace tiempo que acabó. Es imprescindible recuperar este poderoso medio de comunicación para que sea un servicio público, no lo que es ahora, una herramienta de propaganda secesionista.


Si quiere colaborar para que elCatalán.es sea un diario digital que defienda a la Cataluña real, aquí tiene la información de la campaña de crowdfunding.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo