Sostiene la mentira de unas pancartas

La mentira es tan frágil que sólo se sostiene si se cree. Por eso no hemos de dejar de vivir con enérgico sentido de la verdad y conciencia de ser persona. Desprendámonos de buenismos y digamos lo que vemos y lo que pensamos, que nos digan luego lo que quieran. No asistí a la manifestación porque no quise, un lujo que me puedo permitir decir porque no estoy dentro de una organización política y no me debo, por consiguiente, a su obediencia.

Quiero destacar que, a diferencia de las últimas manifestaciones antiterroristas, celebradas en París y Londres, a ésta de Barcelona no asistieron autoridades europeas (¿por qué?), salvo las españolas, y en su más alto nivel, lo que las honra. Aunque tampoco fueron invitadas.

Fue una vergüenza colosal, otra más, que se le otorgara el servicio de orden a gente de la ANC y se invocara la libertad de insultar, mentir o exhibir las divisivas esteladasNo son sostenibles carteles como “Imagine un país que no venda armas” (cuando la cuarta parte de esas ventas en España las hacen empresas catalanas y los señoritos de la CUP no dicen ni pío), o el de “Felipe: Qui vol la pau no trafica amb armes” (ni homenajea a los asesinos etarras, habría que añadir). Etcétera. El espíritu totalitario nos acecha y hay que cerrarle el paso con toda convicción y claridad.


Puedes colaborar con elCatalán.es para que siga con su labor de defender la Cataluña real, la Cataluña que quiere formar parte de una España democrática, participando en la campaña de crowdfunding, aquí tienes los detalles. O comprando el libro ‘La Cataluña que queremos’. Aquí, más información.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo