Propaganda política y efectos colaterales (artículo de Teresa Freixes)

La noticia publicada hoy en “El País” de que la maquinaria de propaganda del Kremlin está detrás de los mensajes mediáticos del secesionismo no es nueva, pero no por ello es menos importante. Quizás lo más relevante es la difusión que ahora se le está dando. Hemos podido ver vídeos, leer tweets, mensajes bien elaborados, tanto en el contenido como en los elementos visuales y de presentación e impacto, que han sido creados por agencias situadas en ese armazón propagandístico. Estas empresas, porque es todo un entramado empresarial, que se vende al mejor postor o que actúa según sean los intereses de quienes las apoyan en Rusia, mantienen intacta la experiencia y bagaje de la época de la Guerra Fría, en la que propaganda era esencial para defender los intereses soviéticos, y, en paralelo, se han modernizado, adquirido infraestructura y penetrado en sistemas de comunicación de manera tremendamente eficaz.

Sin que podamos pensar que a Rusia le interesa, per se, la independencia de Cataluña, pues en el fondo le da lo mismo, todo aquello que pueda desestabilizar a la Unión Europea ya le va bien. Por eso apoya movimientos de ultraderecha, populistas y secesionistas en toda Europa. Y de ahí que estemos en el punto de mira de los intereses estratégicos de Putin y que seamos una especie de “campo de prueba” de la batalla cibernética actual. Lo que aquí se hace es un “experimento” que veremos hacia dónde deriva.

Por eso se cuida tanto “la imagen”. Somos presos de “la imagen” que damos al mundo. El secesionismo lo conoce bien. Se ha “entrenado”, con el apoyo de organizaciones poco claras pero cuya relación con las que están situadas en el entorno de Putin es más que evidente, en otras independencias y de ellas ha copiado coreografías y técnicas de propaganda. La vía báltica, las cruces balcánicas, el uso de radios y TV locales para la difusión de mensajes simples pero de calado emocional comprobado…. Todo ello ya se había hecho y, ahora, con la ayuda de las empresas de la “nueva comunicación” se perfecciona. Los vídeos sobre la “represión” del 1 de octubre, las imágenes que pretenden mostrar el “control del territorio” por parte del secesionismo en las “aturades de país” [huelgas de país]…. todo ello está perfectamente calibrado y estudiado para repercutir un impacto buscado en los medios de comunicación. Las redes sociales contribuyen decisivamente a la extensión de los mensajes.

De ahí que, si pensamos en lo que sucedió ayer con la “huelga general”, que fue en realidad un sabotaje perpetrado por la misma minoría de provocadores que actuaron también en otras ocasiones, notablemente el 1 de octubre, no fue más que una búsqueda [fallida] de imágenes de un estado represor que no respeta los derechos de los ciudadanos. Sólo así se entiende la consigna recibida por las fuerzas y cuerpos de seguridad de permanecer prácticamente impasibles ante ocupaciones de vías de ferrocarril, carreteras y nudos de comunicación neurálgicos, porque es evidente que por el número de personas implicadas en los distintos piquetes, se hubiera podido “restaurar” el orden con intervenciones selectivas y eficaces que, por lo demás, nunca llegaron.

Se puede considerar cono “inteligente” la decisión gubernamental de no favorecer la filmación de contenidos que hubieran sido utilizados para nuevas superproducciones. El problema está en que la ciudadanía normal, la inmensa mayoría de la ciudadanía, estamos siendo rehenes de todo ello. Los derechos de la mayoría son pisoteados para no provocar que las actuaciones de la minoría victimaria acaben en los estudios “cinematográficos” superestelares de las empresas ex-KGB.

Teresa Freixes es catedrática de Derecho Constitucional y presidenta de Concordia Cívica

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo