¿Por qué Ada Colau no llevó el lacito amarillo en su solapa en el debate de la tele municipal?

¿Dónde está el lacito amarillo de Ada Colau?

Tras darnos la vara durante meses con los “presos políticos” y de lucir en el balcón de la Plaça de Sant Jaume lazos amarillos y pancartas pidiendo su “libertad” Ada Colau decidió no solidarizarse con ellos durante el debate de candidatos en la televisión municipal de Barcelona.

Ni una triste chapita, al estilo de Saliente (CUP), Artadi (la ex Convergència de Pujol) y Ernest Maragall. Ni un jersey amarillo, al estilo de Cayetana Álvarez de Toledo. Nada que mostrara el enorme dolor que Ada Colau siente por los “presos políticos” a los que tanto ha apoyado durante la etapa final de su mandato.

Porque para Ada Colau no son políticos en prisión preventiva de una justicia democrática, la de España. Son “políticos presos”, porque la todavía alcaldesa piensa que en España no hay justicia, y lo ha dicho por activa y por pasiva.

Pero en el debate Ada Colau decidió que mejor que no quedara recuerdo gráfico de su deriva secesionista, que las palabras se las lleva el viento, pero las fotos quedan, y las que son recientes, aún más.

Y tras el batacazo del secesionista Jaume Asens, que se dejó cinco escaños en el Congreso de los Diputados por el camino, Ada Colau ha descubierto las virtudes de la equidistancia.

Maragall sería feliz en un yellow submarine

Ernest Maragall, antaño socialista, ha hecho el camino contrario. Hasta su bolígrafo es amarillo. Y no llevó la chaqueta del mismo color, al estilo de Xavier Sala-i-Martín, porque le hubiera quedado un aspecto de clown siniestro digno de una novela de Stephen King.

El momentazo de la noche fue escuchar a Pitita Artadi, lo más parecido a una chica ideal de la calle Serrano a la catalana, hablar de los “pobres”. Cada vez que la candidata de la enésima mutación de la Convergència pujolista hablaba de “pobreza” en Barcelona moría un gatito. Por su culpa anoche hubo luto en la sede del PACMA.

Colau salió viva del debate. Y eso es mucho teniendo en cuenta que la ciudad está moribunda tras cuatro años de no gobernar. Pero el formato permitía las escaramuzas laterales, y la alcaldesa no se metió en más jardines de los imprescindibles.

Nos gustaban más las camisetas de David Fernández

Daba risa escuchar el discurso antisistema de Anna Saliente con su aspecto de chica vestida en la sección joven de Galerías Preciados. El hábito no hace al monje, pero era curioso escuchar el mismo discurso de David Fernández o Eulàlia Reguant en boca de la que parecía portavoz de las juventudes del Partido Aragonés Regionalista.

Eso sí, Saliente dejó encantada a su parroquia. Su discurso era tan flipado como el del resto de su formación, pero fue defendido con vehemencia y solvencia. Fue la sorpresa dialéctica del debate.

Collboni y Valls jugaron al perfil institucional. Se disputan el mismo electorado, y se nota. Compitieron hasta en el estilo “arreglado pero informal“, y quedó claro que no visten en Alcampo. Como si hace, en cambio, Pablo iglesias, que gracias al ahorro en vestimenta se ha podido comprar una casita en el campo.

El socialista estuvo más calmado y fue más sólido en sus intervenciones, pero el ex primer ministro francés fue más incisivo con Ada Colau.

Bou fue Bou. Este hombre no es un político ni lo podrá ser jamás. Educado en las formas, despistándose a veces, pero siempre correcto, dando las gracias a la moderadora tras cada intervención y, demostrando, que su guerra es otra muy diferente. Es un empresario, vestido de empresario, y eso gusta mucho a un sector del electorado.

Cogió un partido con unas expectativas bajo cero y siendo él mismo, con su naturalidad y su espíritu aguerrido, ha levantado una candidatura que parecía destinada a quedar fuera del consistorio. Este hombre está para plantar cara al secesionismo en Barcelona, y les va a dar mucha guerra.

El debate fue demasiado largo, y demasiado rígido. Dudo que sea decisivo, y siempre nos quedará la sensación que hubiera sido más provechoso ver la trilogía de ‘Condemor’, ‘Brácula’ y ‘Papá Piquillo’. Pero así son las cosas, y así se las hemos contado.

Por Sergio Fidalgo


ElCatalán.es ha iniciado una campaña de crowdfunding para editar un libro dedicado a analizar y denunciar el adoctrinamiento escolar en los centros educativos en Cataluña. Los interesados en ayudar económicamente para poder sacar adelante este proyecto pueden hacerlo en este enlace.

Los partidos secesionistas han decidido que las escuelas catalanas no han de ser centros de educación, sino de adoctrinamiento escolar, en el que crear futuros votantes de la República catalana que ansían crear. Para eso no dudan en intentar utilizar las aulas para sus fines.

Este libro hablará con profesores, padres de alumnos y miembros de entidades cívicas constitucionalistas para denunciar la manipulación de la Generalitat en el ámbito escolar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.