Podem no puede ser una filial de la CUP

Albano Dante Fachín, tras dejar las expectativas de Podemos en Cataluña como unos zorros, ha dimitido como secretario general y como militante. Sin duda, ha parecido más un agente doble de Esquerra o de la CUP que un leal dirigente al partido que dirige Pablo Iglesias. De hecho, durante la campaña de la consulta ilegal del 1 de octubre participó en varios actos organizados por la CUP, como telonero.

La voluntad de Fachín llegar a acuerdos electorales con las formaciones secesionistas y su reconocimiento de la República Catalana había dejado a Podem como un mero apéndice del ‘procés’. Ni siquiera Ada Colau, con su teórica equidistancia activa a favor del movimiento independentista, había llegado tan lejos.

Los movimientos que había comenzado Pablo Iglesias para desalojarle de la secretaria general de Podem han motivado su salida definitiva. Ahora podrá encontrar acomodo en los partidos secesionistas para los que ha trabajado sin descanso en los últimos meses. O eso parece a la vista de la delicada situación en la que queda la formación morada en Cataluña tras su mandato.

Podem ha de dejar de ser una filial de la CUP. Con Fachín fuera se puede conseguir que la formación de izquierdas vuelva a ser de izquierdas, y no un partido reaccionario al servicio de una causa excluyente: el nacionalismo.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo